lunes, octubre 18, 2010

29 periodistas dejan de ayunar y se apunta al millón de firmas

Protestas: Santa Cruz levantó el ayuno, pero se mantiene en Montero, que convocó a una movilización ciudadana para mañana.

El Deber, El Norte y La Prensa.- Los trabajadores de la prensa se dedican de lleno a recolectar un millón de firmas en todo el país para exigir, a través de la iniciativa legislativa ciudadana, la anulación del artículo 16 y la modificación del 23 de la Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación. Entretanto, el Gobierno sigue con su plan para reglamentar la norma.

Ayer, las 29 personas que se mantenían en ayuno voluntario en Santa Cruz suspendieron la medida después de un mitin en el que los oradores y los miembros del Comité de Movilizaciones lamentaron que en 14 días de huelga de hambre el Gobierno no mostrara sensibilidad ni tolerancia para modificar los “artículos mordaza”, pero el sacrificio de los ayunadores despertó al país para evitar un abuso del poder político.

Empero, el ayuno voluntario de los trabajadores de los medios de comunicación de Montero y Warnes, iniciado el martes pasado y que ayer tuvo su primera alerta de baja por prescripción médica, se mantendrá y se prepara una marcha ciudadana para mañana a las 15.00.

A través de un manifiesto contenido en diez puntos, los trabajadores cruceños de la prensa hicieron conocer su nuevo objetivo, después de levantar la huelga: recolectar un millón de firmas en todo el país y extremar esfuerzos para movilizarse a las provincias y municipios más alejados de las ciudades.

Para encaminar el objetivo, el sector inició ayer la distribución de 50 libros que serán colocados en puntos estratégicos de las ciudades y otros que serán enviados a las zonas rurales. Después de 18 días de movilización, sólo en Santa Cruz se lograron más de 131.000 firmas.

La estrategia de la prensa es respaldar la iniciativa legislativa ciudadana con el millón de firmas, pero a la vez plantean demandar ante la justicia la inconstitucionalidad de los dos artículos que allanan la vía al cierre de medios y juicios penales a periodistas. De no prosperar esa acción, elevarán una denuncia ante organismos internacionales.

Los trabajadores de la prensa también expresaron que se reservarán el derecho de analizar la posibilidad de gestionar la convocatoria a un referéndum nacional sólo sobre los artículos 16 y 23.

Un equipo de coordinación, que incluirá a representantes de la Confederación de Periodistas de Bolivia y la Asociación de Periodistas de Bolivia, además de los comités de movilización de todo el país, agilizará desde hoy la distribución de libros para reunir las firmas.

En La Paz, ayer se intensificó la recolección de rúbricas y esta tarde se conocerán las cifras del apoyo civil.

Para este lunes también está prevista la llegada a la ciudad de La Paz de una misión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que envió una carta al Gobierno para expresar su preocupación por los artículos mencionados y para ser recibida en audiencia por el Presidente.

Los miembros de la SIP también visitarán mañana Santa Cruz. La agenda, sujeta a confirmación, incluye una entrevista con el cardenal Julio Terrazas y dos reuniones con los trabajadores de la prensa; la comitiva será invitada a la marcha de protesta que se realizará mañana en la ciudad de Montero.

Mientras los huelguistas se replegaban, el Gobierno, a través del viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, afirmó que la construcción del reglamento de la ley antirracismo concluirá con el acopio de las conclusiones que se generarán en consultas en todo el país.

En una entrevista con los medios estatales, Cárdenas aseguró que el Ejecutivo dispuso que cada ministerio forme equipos técnicos con las gobernaciones y municipios. Además convocará para esta semana al Comité Nacional contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.

Por su lado, el defensor del Pueblo, Rolando Villena, negó ayer que la libertad de expresión esté en duda y agregó que el debate se ha politizado, según ABI.

A juicio de Villena, los reclamos de los trabajadores de la prensa “se han politizado (…) desplazando el tema central, que es el racismo y la discriminación”.

Su sindicato negó a Quisberth

El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz, Boris Quisberth, fue desconocido ayer por el sindicato del que emergió. Mediante una resolución, los trabajadores del matutino El Diario impugnaron a su dirigente y lo desconocieron como su representante ante cualquier instancia.

Esta decisión se suma a pronunciamientos similares expresados en los días recientes por los periodistas del matutino La Razón y por trabajadores de base de la red Bolivisión, canal 5 de La Paz, por participar en la reglamentación de la ley antirracismo.

Incluso, el dirigente aseguró ayer que es necesario revisar la Ley de Imprenta, en una entrevista concedida a la red de medios del Gobierno.

Evo no confirma audiencia a SIP

Hasta el momento, el Palacio de Gobierno no ha confirmado si el Presidente recibirá en audiencia a los tres comisionados de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que llegan hoy a La Paz.

El organismo internacional, con apoyo de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), solicitó audiencias tanto al Mandatario como al titular de la Cámara de Senadores, René Martínez.

El grupo sostendrá reuniones desde las 17.30 con representantes de la Conferencia Episcopal de Bolivia y, después, con otras organizaciones de periodistas y por la noche participará en una cena con dirigentes de la ANP.

Para el martes está previsto que los representantes de la Sociedad Interamericana de Prensa ofrezcan una conferencia de prensa.

Manifiesto cruceño

1. Declaramos nuestra condena a todo mensaje o acción que remarque cualquier diferencia social, racial, de edad, nacionalidad y género. Reconocemos que el racismo y la discriminación son males estructurales en Bolivia y nos comprometemos a promover toda iniciativa que busque su erradicación total.

2.. Ratificamos nuestra vocación democrática y condenamos toda acción de los poderes y de otras organizaciones que atenten contra los derechos a la libertad de expresión y de prensa.

3. Condenamos cualquier acción de algún periodista o medio de comunicación que afecte la dignidad de las personas y que promueva cualquier forma de discriminación o exclusión. Expresamos nuestra decisión de exigir sanciones para el trabajador de la prensa que incurra en un exceso o delito.

4. Proponemos alcanzar junto a la ciudadanía el registro de un millón de firmas en todo el país para gestionar la iniciativa legislativa ciudadana que promueva una ley corta para eliminar el artículo 16 y modificar el artículo 23 de la Ley contra el Racismo. De no prosperar esa acción, elevaremos una denuncia ante los organismos internacionales.

5. Nos reservamos el derecho de analizar la posibilidad de gestionar la convocatoria de un referendo nacional sólo sobre los artículos 16 y 23 de la ley antirracista.

6. Rechazamos cualquier intento de legislación unilateral por parte del Gobierno de turno o de los otros poderes del Estado y planteamos una regulación ciudadana y participativa.

7. Proponemos a las autoridades legalmente constituidas de Santa Cruz la declaratoria el 17 de octubre como Día Departamental de la Libertad de Expresión.

8. Proponemos instituir en el seno de las organizaciones periodísticas de Santa Cruz un reconocimiento permanente a todos los huelguistas que se han sacrificado durante 14 jornadas de ayuno.

9. Reafirmamos que vivimos en un Estado Plurinacional y Autonómico y exigimos tolerancia y respeto a las diferencias de pensamiento.

10. Demandamos la recuperación de la independencia de poderes y exigimos que, en el marco del sistema democrático vigente, se promueva el pluralismo político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario