sábado, octubre 09, 2010

‘Estoy locamente enamorada, admiro y respeto a mi esposo’ Casimira Lema

— ¿Alguna vez pensó que sería tan famosa?
— No. Yo estaba estudiando Turismo y comencé en televisión porque necesitaba un trabajo. Fui a un casting en Canal 7, me escogieron y desde ese momento han transcurrido 20 años de trabajo.
— ¿Le costó aprender en un inicio?
— El padre Eduardo Pérez me decía: ‘Usted cree que con su carita bonita va a hacer todo; no, tiene que prepararse’. Al inicio fue duro conmigo. Los primeros meses yo lloraba, creía que no iba a aguantar. Pero la televisión se volvió mi pasión, aprendí y le estoy muy agradecida al Padre.
— ¿Qué le desagrada de su trabajo?
— La verdad... yo lo haría gratis (ríe). Adoro lo que hago, me entrego alma, vida y corazón y respeto a los televidentes. Nada me disgusta, pero me gustaría venir con jeans, una cola y la cara lavada.
— ¿Se equivocó alguna vez cuando informaba?
— Sí, metí la pata muchas veces, aun ahora me equivoco; una nunca termina de aprender. Por eso me preparo. Si no conoces de lo que estás hablando, los televidentes dejan de creer en ti y de verte.
— ¿Alguna vez se le hizo difícil dar las noticias?
— Tuve que tragarme mi dolor hace unos meses, cuando falleció mi papi. Pero tuve que seguir adelante. Me doy cuenta de que realmente amo lo que hago; pese al dolor, seguí.
— ¿Cómo fue su infancia?
— Soy hija de ingeniero petrolero, conozco todo el país porque mi mamá decidió acompañar a mi padre. Soy la mayor de cinco hermanos y mi educación estuvo siempre dentro de lo tradicional.
— ¿Cómo conoció a su esposo?
— Fue amor a primera vista. Me llamó al canal y yo no hice mucho caso; pero fue insistente y me invitó a tomar un café. Dijo que me recogería del trabajo. Cuando lo vi dije: ‘Yo a él no lo dejo’. Nos casamos ocho meses después; pero si pudiera volver en el tiempo, me casaría antes.
— ¿Cómo es su vida en familia?
— Maravillosa, tengo dos hijos hermosos y un marido del cual estoy locamente enamorada.
— ¿Pensó dejar la televisión ante el problema de diabetes de su hijo?
— Sí lo pensé, pero si no le doy el ejemplo de luchar ante los problemas, no estaría bien. Mi hijo se inyecta solo desde los ocho años, y quiere ser médico para ayudar a las personas que tienen diabetes.
— ¿Se siente afortunada?
— Sí, he hecho un hogar como el de mis padres y tengo un trabajo que amo.


Algunos detalles de la presentadora

Sus claves. “Admiro, respeto y creo en mi esposo. Son cosas que van creciendo con el tiempo entre ambos. 16 años después de matrimonio, hemos vivido en la montaña rusa porque no todo es perfecto, pero es maravilloso”.

La madre. Casimira tiene dos hijos: Friedl de 14 años, que sueña ser piloto como su padre, y Stephan de 12 que quiere ser doctor. “Son mi orgullo y los amo mucho; con mi esposo tratamos de darles ejemplo para que tengan una vida plena”.

Tarijeña. “Conozco a mucha gente, tengo muchos amigos porque viví en muchos lugares. Me dicen ‘Casi’. Soy tarijeña orgullosa y me declaro enamorada de La Paz porque aquí eché raíces y, si Dios quiere, no me iré nunca”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario