domingo, mayo 08, 2011

Corea influye en Cochabamba

“Hasta las monjitas compran los videos de las novelas coreanas”, informó Encarnación Fernández Zarate, dueña de un almacén de videos asiáticos que cada día vende al menos 50 DVDs a diversas personas que llegan hasta las puertas de su negocio, buscando los “doramas”, que es el nombre con el que se conocen a estas historias del corazón.

Y no sólo estas novelas tienen buena aceptación de la población cochabambina, pues de la mano de las historias con contenido romántico, están los grupos musicales, los restaurantes de comida coreana y la comercialización de productos de ese país, que poco a poco se están abriendo espacio en las calles y mercado cochabambino.

Según la vendedora, probablemente lo que llama la atención de una gran parte de la población femenina de la ciudad sobre las novelas de amor, sea el contenido temático de los Doramas que prácticamente no tienen ningún componente sexual, porque un beso es el punto más alto al que llega una pareja, pero si mucho dramatismo, lo que podría estar produciendo una fuerte identificación a nivel emocional a pesar de las diferencias culturales que existen entre el país de origen de las historias y las receptoras bolivianas.

Según se puede observar en internet, este nivel de influencia de las novelas coreanas no es un fenómeno que afecte solamente a Cochabamba, pues se pueden observar varios blogs, abiertos por fanáticas paceñas o potosinas, en los que se brinda información sobre los nuevos productos importados a Bolivia desde Corea.

El nivel que alcanza el fanatismo de las consumidoras de novelas coreanas en nuestra ciudad llega al punto de que en Cochabamba se tuvo que abrir algunas tiendas en las que además de vender novelas coreanas de estreno, películas y videos musicales, también se comercializan otros productos que van desde los souvenirs de bolsillo hasta alimentos envasados exportados de Corea.

En una de estas tiendas, probablemente la más exitosa que tiene el nombre de “Mundo Asiático”, la puerta de vidrio tiene pegado un aviso sobre un concurso de baile coreano e invita a todos los grupos interesados a participar. Al igual que la puerta, la pared de la entrada también es de vidrio y en ella están pegados pósters de actores coreanos como la actriz de la serie “Full House”, Song Hye-kyo, o el actor de la novela “Otoño en mi Corazón”, Song Seung Hun, o el actor de la historia “Leyenda”, Bae Yong-joon, además de pósters pegados de grupos musicales como DBSK, Súper Junior y muchos otros.

En el interior de la tienda se puede ver un televisor conectado a un DVD en el que se reproducen novelas coreanas. Frente al televisor se encuentra un mostrador y sobre éste gira un colgador cargado de muchos llaveros con pequeñas fotografías de actores y grupos musicales. Al lado derecho del colgador giratorio está un álbum de fotos de los actores más famosos de Corea como los denominados tres ángeles de la novela “You are beautiful”.

En el interior del mostrador se observan CDs originales apilados unos sobre otros con canciones de todas las novelas coreanas, además de mochilas y almohadas fabricadas con la imagen de actores de Corea que incluso tienen pequeñas letras en coreano que significan “dulces sueños”.

También existen relojes, tasas, cancioneros, estuches, collares y otros adornos.

Dentro de la tienda se puede observar a muchas clientes comprando las imágenes de sus actores preferidos, según explicaron, para llevarlos consigo en todo momento.

Además de este negocio, el ciudadano coreano nacido en Seul, Park Lee, es propietario de la Empresa de Comercio “Hankuk Tongsangsa”, ubicada en Cochabamba en la avenida Alcides D`orbinig, que se encarga de importar productos alimenticios desde Corea.

Park Lee aprovecha los días sábados que son de feria en la ciudad de Cochabamba para instalarse en la tiendas de venta de novelas coreanas, que son muy concurridas por las fanáticas, para vender los alimentos envasados que trae desde su país.

Asegura que trabaja allí desde hace cinco meses, vendiendo Sushi en 15 bolivianos y Kimchi en 20. “El sushi se prepara con arroz, algas marinas, chorizo y huevos. Al arroz cocido le pones todos los condimentos y envuelves en algas marinas en forma de rollito” explica asegurando que el paquete de algas tiene un costo de 120 bolivianos y rinde para al menos 100 platos. También vende el Soju, que es una especie de aguardiente muy popular, en un precio de 50 bolivianos.

La gastronomía coreana es muy variada pues tiene platos que van desde los que son consumidos por la aristocracia coreana, hasta los que se preparan en las ciudades como Seúl, Inchon y Busán. Por su ubicación geográfica, cerca al mar, su alimentación cotidiana consiste en arroz, verduras, mariscos, una variedad de peces y animales de mar, que los cochabambinos degustan en un restaurante ubicado en la zona norte, en la calle Salamanca y Quintanilla, que tiene chefs coreanos.

Para finalizar, también la música coreana tiene adeptos en el corazón de Sudamérica, pues incluso se llegaron a proyectar en el teatro Adela Zamudio los conciertos de los grupos más conocidos de Corea como DBSK (que significa “Dioses Nacientes de Este”) y Super Junior.

En Cochabamba hay muchos jóvenes que formaron grupos de bailes imitando los movimientos de los coreanos, que participan en concursos por diferentes premios, así que la música coreana está muy presente en la cultura cochabambina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario