Television, Radio y Periodicos

viernes, enero 06, 2012

Pablo Montaño, conductor del noticiero y la revista matinal de la red Bolivisión

Fuente Pagina Siete
Pablo Montaño, conductor del noticiero y la revista matinal de la red Bolivisión, descubrió su pasión por el periodismo a los seis años, cuando jugaba con una grabadora e improvisaba entrevistas a sus familiares.

“Agarraba un micrófono de juguete y hacía preguntas”, comenta y sonríe el conductor, quien es oriundo de la ciudad de Tarija y que llegó a La Paz hace dos años para cumplir un desafío: ser un periodista reconocido en todo el país.

A los 14 años incursionó por primera vez en los medios de comunicación. Su primer trabajo fue conducir un programa de radio especializado en música juvenil. También en su tierra se hizo conocer como presentador de eventos.

En ese camino fue invitado a trabajar en el mundo de la televisión. Trabajó como conductor, reportero y presentador en un canal local de Tarija.

“Poco a poco fui ingresando a los medios de comunicación. Es muy apasionante ofrecer información a la gente”, cuenta Montaño. Confiesa que una de sus grandes inspiraciones fue el periodista Dalilo Olmos, porque lo animó a ejercer y seguir en su profesión.

A pesar de su pasión por el periodismo, por un tiempo, al salir del colegio, decidió estudiar la carrera de derecho.

“Tenía la intención de ayudar a la gente y pensaba que la única manera de hacer era brindándoles un asesoramiento legal”, sostiene.

Pero durante la cobertura diaria, Montaño se dio cuenta de que con el periodismo también podía servir a la gente.

Durante su trabajo en Tarija conoció a excelentes compañeros y también se unió a ellos en una huelga de hambre que exigía el respeto a la libertad de expresión e información.

“Todos unidos decidimos tomar esa medida”, relata Montaño, quien explica que no estaban de acuerdo con un artículo de la Ley contra el Racismo.

En 2010, Montaño recibió la invitación de la red PAT para trabajar en la ciudad de La Paz. Aceptó el reto. Entonces hizo maletas y, sin pensarlo dos veces, llegó a La Paz para vivir y trabajar.

No fue fácil dejar su tierra y a sus seres queridos, pero no podía perder la oportunidad de conducir algún programa y hacer periodismo a escala nacional.

Recuerda que en los primeros meses de vivir en La Paz, subió a la ciudad de El Alto y bajó a pie hasta la zona Sur con la intención de conocer y descubrir la ciudad paceña.

Luego fue invitado a trabajar en Bolivisión y decidió aceptar otro nuevo reto. Ahora tiene una vida ajetreada. Se levanta a las 5:00 de la mañana y llega al canal a las 6:00. Luego revisa los periódicos e internet para estar informado antes de salir al aire. Al terminar la revista matinal, cambia su formal terno por una chompa y unos jeans para salir a hacer su trabajo de cobertura en las calles, pues le encanta hablar y compartir con la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada