Television, Radio y Periodicos

martes, enero 15, 2013

Periodismo de investigación, un reto diario



La vocación, la capacitación, tiempo y recursos económicos suficientes, la diversificación de la agenda... son elementos resaltados por periodistas para impulsar el periodismo de investigación no sólo en Bolivia, sino en el ámbito global; tras la consulta de Informe La Razón, que cumple su primer aniversario.

El Premio Nacional de Periodismo 2012 y expresidente de la República, Carlos Mesa, afirma que en el país se instaló una lógica de investigación periodística, sobre todo involucrada con la recuperación democrática. “La investigación es un elemento importante, pero creo que el problema que tenemos es que no hay recursos económicos en los medios de comunicación para que haya periodistas cuyo trabajo exclusivo sea la investigación”.

Amparo Canedo, exdirectora del periódico La Prensa y autora de La brújula del periodista, sostiene que en los últimos años se están abriendo, gradualmente, espacios en los medios para el periodismo de investigación, particularmente en los escritos. “Porque para investigar se necesita, normalmente, gente preparada, pero también darles tiempo a esos periodistas” para sus reportajes. Recuerda que hace tiempo, una de las preocupaciones era que los periodistas no estén muy preparados, porque ello ocasionaría “problemas a los directores de los medios; ahora se está avanzando en esto”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia y medalla “Daniel Sánchez Bustamante” al Mérito Profesional a la Formación de Nuevos Profesionales 2012, Ronald Grebe, considera que este género padece aún muchas limitaciones en Bolivia. “En las diferentes redacciones de prensa, radio y televisión, a los periodistas se les concede muy poco tiempo para que realmente profundicen los temas e investiguen”. Añade que el universo de temas no debe girar en torno al aparato estatal, “sino en zonas alejadas del territorio nacional, en los barrios y zonas periféricos...”; ello conlleva ampliar el abanico de la oferta periodística para los lectores.

En el campo de la televisión, comenta el periodista de la Red Bolivisión Álvaro Irusta, ganador de reconocimientos por sus trabajos de investigación, existe muy poco tiempo para llevar adelante trabajos en profundidad “y para eso se necesita una coordinación con nuestros editores. Además, la necesidad de la primicia evita que se hagan los reportajes y se busque en los documentos. Las notas periodísticas, los reportajes, se los toma de una manera muy superficial, no se llega a profundizarlos como la gente quisiera”.

El director de la Fundación para el Periodismo, Renán Estenssoro, arguye que el primer reto para impulsar el periodismo de investigación es “la capacitación de los periodistas y el otro, que los medios destinen el tiempo suficiente a sus reporteros para que ellos puedan desarrollarse en este campo. Es decir, invertir en tiempo y recursos para hacer investigación”.

Otros como Mariano Baptista, Premio Nacional de Periodismo 2011, plantean que el periodismo de investigación en Bolivia es todavía una cuenta pendiente, un género que se debe cultivar. “Se puede decir que no existe porque los temas que suceden en el país, la prensa los olvida al día siguiente, por eso es que también hay tanta impunidad”.

Mientras que el Premio Nacional de Periodismo 2008, el periodista deportivo Tito de la Viña, indica que los reporteros deben tener una cualidad para hacer trabajos de investigación. “Hay que tener vocación para esto, pero muchas veces las condiciones no se dan para llevar adelante esta labor al cien por ciento”.

El director del rotativo Los Tiempos, Juan Cristóbal Soruco, admite que si bien en algunos periódicos no existe un equipo de investigación como tal, ni recursos económicos suficientes para implementarlo, ello no debe ser un óbice para no utilizar este género en la edición diaria. “Por ejemplo, dando antecedentes del vuelco de una flota en La Paz, con estadísticas y elementos que ayudarían mucho a los lectores”.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirma que sí existe periodismo de investigación en el país, lo que “permite, precisamente, no sólo indagar acerca de las características de un ámbito social, sino, sobre todo, proyectar políticas de desarrollo”. Por ello, la autoridad cita a Informe La Razón como uno de los pocos suplementos del periodismo boliviano que apunta a la investigación, “porque tiene una calidad académica muy importante, está sustentado en investigaciones que no sólo usan fuentes secundarias, sino primarias, con trabajo de campo; es un trabajo muy serio, responsable y orientador”.

El suplemento de investigación quincenal de esta casa periodística nació el año pasado, un 16 de enero, precisamente como una apuesta por la investigación periodística, para seguir las pistas detrás de las noticias, de ir más allá de un dato o un testimonio, mostrando las diversas facetas de un determinado tema, con las voces de la parte y la contraparte, o sea, con profesionalidad, ética y respeto a los lectores. Bajo la premisa de que el periodismo de investigación no es una especialidad complementaria al oficio de informar, sino la esencia misma, tal como decía el primer editorial de este producto.

Y los periodistas entrevistados rescatan este emprendimiento. “La Razón ha abierto ya un espacio formal para que dé cabida a los trabajos de investigación de modo regular y eso es muy significativo”, opina el comunicador y director del Observatorio Nacional de Medio de Bolivia, Erick Torrico. A la par, Pedro Glasinovic, expresidente de la Asociación de Periodistas de La Paz, remarca que “los casos de investigación se deben en gran grado al esfuerzo propio de los periodistas y en muy raras ocasiones a esfuerzos empresariales o de quienes dirigen los medios, por eso celebro que tengan este suplemento”.

Estenssoro resalta que “es un gran paso que se está dando, después de mucho tiempo vemos que el periodismo se está dedicando a la investigación; no hay que olvidar que no existe periodismo de calidad si no existe investigación y creo que el suplemento es un aporte muy importante para esto”. Canedo resume que lo positivo de esta apuesta gira en torno a que “tiene precisamente todas las ventajas: personal preparado, tiempo, recursos económicos como humanos y eso ayuda mucho”. Y Mesa subraya que Informe La Razón es un aporte porque toca un tema en profundidad, mostrando varias perspectivas; un sello que lo ha caracterizado en su primer año de publicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada