lunes, febrero 25, 2013

Verónica Palenque: «Si mi padre viviese, la historia sería otra»

En su oficina tiene colgado un cuadro hecho en madera rústica con la imagen de su padre, Carlos Palenque, el mítico Compadre, fundador del complejo de medios que incluye el canal de televisión y radio Radio Televisión Popular (RTP), que funciona hasta hoy, donde día a día conducía personalmente la “Tribuna Libre del Pueblo”, y líder de Conciencia de Patria, (Condepa), el partido político que fuera llamado alguna vez la voz de los sin voz y que en su momento fue una fuerte opción en las encuestas presidenciales.

La empresaria tiene también varias máscaras tibetanas, fotos de su hija Verónica, de 25 años, y cómo no, una gran bandera del Tigre siendo como es una de las dirigentas de este tradicional equipo de fútbol paceño.

Hoy, Verónica Palenque Yanguas, gerente general de Palenque Tv, tiene a su cargo un equipo de gente que lleva adelante un canal que recién cumple un año pero que se está haciendo cada vez más conocido por llevar la contraria: nada de crónica roja, noticias funestas o telenovelas eróticas. El televidente puede ver cosas que le alivien el espíritu, lo hagan reír y también lo obliguen a pensar. Verónica dice que poco a poco va construyendo un sueño, que ella reconoce tiene mucho de herencia de su padre.

OH!: ¿Cuál ha sido el golpe más fuerte que ha sufrido en su vida?

La muerte de mi padre. Cayó todo sobre mis espaldas. De pronto estaba a la cabeza del canal, estaba también a la cabeza del partido, todos los problemas que él sostenía cayeron sobre mí y yo apenas tenía 29 años, era absurdo querer continuar porque yo no tenía ni la capacidad ni la sapiencia ni el talante porque sólo el dolor te curte el alma y te templa el espíritu.

OH!: ¿Qué aprendió de ello?

Después de todo este dolor que he vivido, doy gracias a Dios y pasaría por lo mismo porque he aprendido. He aprendido a ser más humilde, más humana, más sensata. A los 29 años era un manojo de impulsividad y me defendía de lo que podía y cómo podía. Al final con los años me doy cuenta de lo diferente que hubiera sido todo si yo hubiese tenido la experiencia que tengo hoy.

Yo nunca más me he vuelto a ver con Mónica Medina (la viuda de Carlos Palenque) cara a cara. Cuando se murió mi papá ella se volvió mi enemiga. A Remedios Loza (muy cercana al Compadre) si la he visto porque era parte del partido, pero tuvimos muy poca relación y la verdad ya no la veo, no sé ni lo que hace.

OH!: ¿Qué le ha heredado su padre?

La sensibilidad social, por eso estudié sicología, de lo contrario hubiera sido abogada. Por eso me duele mucho escuchar el dolor de la gente porque a veces son cosas tan pequeñas que se podrían solucionar tan fácilmente y que se viven con tanta amargura que desespera no involucrarse para ayudar. También porque he sufrido tanto, traiciones, temas políticos, engaños, reconozco el dolor, entonces cuando veo a la gente adolorida entiendo lo que está pasando. Yo diría que mi padre me ha heredado el amor a la comunicación, la perseverancia, porque soy casi obsesiva con proyectos, y sin duda la sensibilidad social. Él me dijo “nosotros queremos que los bolivianos sean felices, que dejen de sufrir” me recomendó “cuida el apellido Palenque porque es un apellido digno, nunca lo manches”, era más o menos como si me estuviera diciendo que hiciera el canal PalenqueTV cuando él muriese.

OH!: ¿La reconocen hoy como la hija del Compadre?

La gente mayor sí. Me reconoce inmediatamente y muchos lloran, me abrazan, me sienten todavía la huérfana, que es como yo también me sigo sintiendo. Otro grupo más joven ya me identifica con PalenqueTV, como que a partir de la figura de mi padre yo también estoy construyendo mi propia imagen.

OH!: Además del programa de análisis “Diosas”, que Ud., conduce, ¿Que otras producciones se están trabajando?

Hacemos “Sabor a tierra” que también conduzco, que es una revista informativa donde hago un análisis político ya que mi formación me permite la posibilidad de hacer una lectura política sumada a la experiencia de haber estado metida hasta el cuello en el tema. Creo que tengo cierta autoridad para poder leer la realidad, conozco cómo piensan los políticos, he convivido con ellos. Tengo otro programa muy especial que es “La Tribuna”, que lo he reconstruido idéntico a lo que hacía mi padre, y otras producciones, todas felices, optimistas. Así es el canal, quiero que sea un canal feliz, que entretenga a la gente y emane esa energía. El único bloque donde se ve sufrimiento es “La Tribuna”, pero no para sufrir con la gente, sino para sacarla de su dolor.

OH!: Hemos visto hace poco el caso de la periodista asesinada, del aumento irracional de la violencia, ¿qué cree que está pasando en el país?

Desgraciadamente en tiempo récord hemos perdido nuestros valores. De nuestra generación, a la generación de nuestros hijos, veo abismales diferencias. Se ha perdido el respeto a los padres, nos hemos convertido en una sociedad hedonista que prefiere entretenerse como sea a pensar en los demás. Hemos malentendido la conquista de nuestras libertades y hemos perdido los valores rápidamente, y así estamos viviendo.

OH!: ¿Han influido para ello los medios de comunicación?

Sin duda. Hemos tenido mucha responsabilidad, y no sólo los medios, probablemente también los profesionales, nuestra generación, que de temerle a los padres pasó a temerle a los hijos. Hemos querido ser amigos de nuestros hijos y hemos cometido errores donde hemos perdido la autoridad y dejado que nuestros hijos sean dueños de sus vidas cuando en realidad necesitan un adulto orientándolos.

El tema del alcohol es el principal problema en nuestro país para que se generen todas estas agresiones y violencia. Los gobiernos municipales sin la autoridad para controlar y cerrar lugares de expendio ilegal, la policía involucrada con los delincuentes… estamos en una crisis muy grande en el país. Creo que necesitamos un papá muy fuerte en el gobierno que nos ayude de nuevo a tomar el camino…o una mamá.

OH!: ¿Nos faltan líderes?

Absolutamente. Hemos cometido el error de creer que líder es aquel que se convierte temporalmente en un “yo” ideal. El que encabeza una muchedumbre ya es considerado un líder y probablemente hasta presidenciable y no es así.
El líder se construye en años, como mi padre, el líder conoce y escucha al pueblo, es empático con las necesidades de ese pueblo y se forma, debe tener un conocimiento académico. No podemos seguir disminuyendo a los profesionales cuando en realidad de ellos depende que mejore nuestro desarrollo social. Damos tumbo tras tumbo porque todavía no encontramos un líder que lo sea de opinión, de valores, un hombre o una mujer al que dé gusto seguir, un “yo” ideal real, para todo, no para un solo momento.

OH!: ¿Qué cree que estaría haciendo Carlos Palenque hoy?

Yo creo que la historia de Bolivia hubiera sido diferente. A la muerte de mi padre hemos saltado una etapa, porque él era ese eslabón que todavía faltaba para que el pueblo más postergado se forme, se capacite y llegue al poder. Ese era el camino que mi padre quería. Hemos tenido hombres aymaras y quechuas muy humildes con maestrías en el exterior que han sido parte de nuestro partido, ese era el objetivo. A la muerte de mi padre saltamos sin formación, sin preparación, sin nada, al gobierno y estas son las consecuencias que estamos viviendo. El destino de Bolivia hubiera sido diferente, este país hubiera tenido otro futuro si mi padre viviese. Desafortunadamente mi padre muere, y lo que él había construido queda en saco roto: gente confundida que entrega su voto al primero que alguna similitud podía haber tenido con él.

OH!: ¿Y Condepa?

A la muerte de mi padre Condepa se desbanda, empiezan a haber grupos divididos, intereses encontrados, ambiciones de poder… es que él era un líder muy fuerte, y a su muerte nadie da la talla. Fue algo terrible y es lo que sucede cuando un partido político pierde a su cabeza y no ha tenido tiempo de consolidar nuevos liderazgos e institucionalizarse.

OH!: ¿Qué quedó pendiente y urgente?

Conceptos tan revolucionarios como el endogenismo, tan nuevos que ni hasta ahora los pueden terminar de traducir. En su época no lo comprendían, y ahora lo quieren aplicar pero todavía no lo entienden, y es la necesidad de autoabastecerse en lo más básico sin tener que depender del exterior para el trigo con el que produces el pan por ejemplo, pero no se entendió y se creyó que endogenismo era ponerse otra vez aguayo y abarcas. Ahora se lo aplica equivocadamente haciendo escapar a las inversiones, etc.

OH!: ¿Volvería Verónica Palenque a la política?

Creo que volver a la política sería como irme a sacrificar como virgen del sol porque es un mundo demasiado difícil, además en nuestro país no hay un nivel político con el que se pueda debatir en un enriquecedor diálogo, acá el Parlamento no tiene conceptos que puedan hacer mejor un país, no se aporta…¿Para qué entrar a una política así?

OH!: ¿Es un no definitivo?

Por ahora prefiero estar del lado académico, del análisis más que del protagonismo, pero nunca se sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario