domingo, noviembre 24, 2013

Ronald Cuéllar Subirana:“Antes me ofendía que me llamen payaso”

Quienes lo conocen desde siempre, jamás creyeron que podría levantarse a las cinco de la mañana, cumplir horarios y tener un jefe. Ronald Cuéllar Subirana, alias "Ronico", cursó tres años de Agronomía en Trinidad, luego apostó por Comunicación Social en la Udabol en Santa Cruz, y alcanzó los cinco semestres, cuando justo lo llamaron de la red Unitel para copresentar La Revista, donde está desde hace cuatro años.


"Ronico" no es precisamente un nerd, pero esa chispa que lo volvía indisciplinado e insoportable con los profes, que le costó un "golpe de Estado" cuando era presidente de su curso, es la que ahora le da de comer. Y, aunque pocos lo crean, cuando no está frente a las cámaras, es un tipo serio, de perfil bajo y hasta profundo.

¿Cómo fueron tus inicios?
Voy a sincerarme, cuando estaba en tercero medio tuve problemas familiares y me salí de casa como muchacho rebelde. Me refugié donde mi mejor amigo, el hijo de Carlos Valverde, a quien le pedí trabajo en su productora; cuando me preguntó y vos qué sabés hacer, le dije sé aprender. Comencé como camarógrafo en moto, en el programa En la puta calle; duré tres meses, lo mismo que me duró la rebeldía y volví a mi casa. Tiempo después estaba sin hacer nada y mi carácter ayudó a que me insistieran para hacer notas en Quién nos creemos que somos, un programa que jugaba con el doble sentido.

¿Por qué te hiciste rogar?
Me contagié de don Carlos Valverde, quería hacer periodismo de investigación, no me imaginaba saltando o jodiendo. En mi casa bellaqueo, pero, aunque pocos lo crean, soy muy tímido, pero ya he aprendido a darme ese baño de persona pública. Recuerdo que en la primera entrevista en Quién nos creemos que somos tuve que tomar dos whiskis para animarme, luego fui coconductor ahí mismo, parece que Carlos Valverde nunca se animó a dejarme solo.

En 2009 me llamaron de Unitel y, aunque no me guste decirlo, fui el remplazo de Pablo Fernández y ese fue un reto muy grande al estar en la red más importante. Estaba muerto de miedo porque era normal que me comparen, no dormía y tardé seis meses en sentir que salía a flote el "Ronico" de hoy, el que no pedía tanto permiso. Estaba frente a un monstruo, pero parece que hacía falta que me presionen.

Saltaste a una red muy importante y sin un título...

Es vergonzoso que me digan que he logrado más cosas que gente que se ha rajado durante cinco años y no tiene la oportunidad de estar en un medio, pues hay comunicadores sueltos buscándole a la vida. Yo no soy periodista, soy un tipo que entretiene, a la fuerza estoy trabajando como comunicador, hago periodismo de entretenimiento.

¿Asumís un rol al hacer payasadas?
La gente que me conoce hasta ahora me dice esto era lo tuyo. En colegio, mis profes me querían pero no me aguantaban porque mucho molestaba, he sido hiperactivo. Soy la creación de un "Ronico" que siempre fue juguetón, chispa.

¿Y qué te hace pensar que terminarás la carrera si nunca fuiste buen alumno?
Pero toda mi vida nadie pensó que podía cumplir un horario, tener jefes, madrugar y levantarme a las cinco de la mañana; no soy el "Ronico" de antes, ahora tengo más responsabilidad y además me quiero jubilar en televisión; yo ya aprendí que esto es lo mío, me divierte.

¿Te imaginás a "Ronico" de 60 años haciendo payasadas?
Lo haré hasta que me aburra y sienta que es forzado. Cuando solo lo haga por trabajo y no por pasión, espero tener las agallas para dejarlo, entonces me dedicaré a estar detrás, a producir.

¿Tenés vida social con semejante "pega" madrugadora?
No tengo una vida social "pantalla", me invitan a algunos eventos y soy reacio. Tengo amigos que van, no quiero hablar mal de eso, pero mi rutina es tan pesada que quiero a mi hijo, estar bien con mi familia. Me hice hasta más casero.

¿Tenés un perfil alto por trabajo y bajo por elección. ¿No te preocupa que afecte tu vigencia?
Trato de hacer lo que quiero y creo que lo hago, con mis errores, porque los tengo; a veces cuando he estado de joda no manipulé bien el ser una persona pública y ya lo experimenté cuando estuve envuelto en programas de chismes que no aportan nada. Y la gente dirá: “y vos en qué aportas con payasadas”.

Pero veo que mi trabajo vale la pena cuando estoy en la calle y la gente dice: “usted me alegra, gracias a usted salgo sonriendo de mi casa”, y para mí, hacer reír es dar vida.

¿Por qué no te casaste con Grisel Quiroga?
Porque ella y yo compartimos que un hijo no nos debe casar, es más feo decir que nos casamos por un bebé a decir que mos casamos porque lo deseamos. Ahora estamos bien pero no me gusta hablar mucho de eso porque mi relación con Grisel es mía. Aprendí que si hablás de algo íntimo, precisamente en estos programas se puede manejar mal lo que hagás cuando te equivocás.

Estamos bien como pareja, espero que nos casemos, y si no sucede, es una mujer que voy a querer toda mi vida; agradezco que sea la madre de mi hijo por ser la mujer que es.

¿Qué tiene de especial ella?
Es una "Ronica", tiene un brillo especial que no tiene cualquier mujer; es una mujer completa. No será la miss universo, pero la veo hermosa por su esencia, por el conjunto que es, es preparada, me hace reír, me charla, me enseña, me equilibra.

Cuando soy un pájaro, ella esta ahí, es un complemento que fluyó, con sus altibajos porque tenemos temperamentos fuertes que a veces chocan. Lo tenemos claro.

¿Y qué tiene de especial "Ronico"?
Soy buen tipo. Saludo a todos, molesto a la señora que barre, todos los serenos de mi casa eran mis amigos; salí de un colegio fiscal como castigo porque me aplacé y fue premio porque siempre estuve en el campo, con la gente humilde, tengo la chispa del pueblerino, sana.

¿Qué significa ser papá?
Nunca olvidaré cuando nació Lucas, entré a la cirugía y cuando lo vi salir sentí un baño de algo, como si me fuera a desmayar, una mezcla de todo. Lucas me cambió el sentido de irresponsable pájaro loco, de tronado solo en el campo laboral; tengo los pies en la tierra porque hasta me da miedo volar por si se cae el avión y no me tiene.

Ya no pienso en mí, sino en él.

Mientras hacés chistes escuchás las noticias ¿Qué te parece que tu hijo crezca aquí?

Me preocupa la juventud que tendrá, yo disfruté caminar descalzo, mojarme bajo la lluvia, recoger mangas en Beni y manguerearme.

Ahora los chicos se juntan en un cuarto a jugar como zombis y nosotros como padres a veces llegamos cansados y preferimos hipnotizarlos con dibujitos. Quiero prepararme para educarlo y que tenga horarios para estar fuera de la casa, con sus amigos.

El que bromea y habla burreras por la mañana busca charlas sustanciosas en la noche. "Ronico" no es un tonto...
Hasta para hacer humor hay que ser inteligente, es distinto que se rían de mí a que se rían conmigo. Hay que tener un poquito de coeficiente y creo que yo lo tengo.

Antes la palabra payaso me ofendía, ahora me encanta que me digan que soy loco, payaso, porque es la manera de decir de la gente que le gusta lo que hago, que aporto a que la gente olvide las preocupaciones y tenga un día bonito

PING PONG

Ronico
Un buen tipo

GRISEL
Mi mujer

LUCAS
Mi adoración, mi todo

UNITEL
El cuarto de mi casa

Matrimonio
Algo que esperamos se dé pronto

Carlos Valverde
Una persona a la que admiro y quiero mucho

Santa Cruz
El paraíso de "Ronico"

BENI
Mi corazón, esperando que se convierta en Santa Cruz


No hay comentarios:

Publicar un comentario