sábado, febrero 22, 2014

Cárcel para ex novia de Cristian, hallaron 13 manchas de sangre

La ex novia del periodista desaparecido Cristian Osvaldo Mariscal Calvimontes fue remitida a la cárcel de Morros Blancos en calidad de detenida preventiva. Gabriela Torres Araos de 23 años es la principal sospechosa de la desaparición de Mariscal tras haberse encontrado en su domicilio, al menos 13 manchas somáticas (sangre). Éstas se suman a diversos indicios y contradicciones en lo declarado por Torres ante las autoridades.

Su novio actual Grover Beimar Carranza Casón de 34 años, quien es investigado por posible complicidad, logró salir en libertad con medidas sustitutivas, arraigo nacional y departamental, además de una fianza de 5.000 bolivianos.

En la audiencia cautelar realizada la tarde de este viernes, el Ministerio Público reveló que Mariscal ingresó a la vivienda la madrugada del domingo 19 de enero cerca de las 04.00 a 04.30 y nunca más salió. Los fiscales presumen que lo asesinaron e hicieron desaparecer su vehículo y sus teléfonos celulares.

Las manchas de sangre encontradas por los peritos del Instituto Nacional de Investigación Policial fueron claves para proceder a la detención. Cinco manchas se detectaron en el ingreso al domicilio: una en la cocina, otra en el pasillo y las demás en el ingreso al departamento de Gabriela y dentro del mismo. Se detectó sangre cerca de un lavaropas y en las sandalias verdes que esa madrugada estaba puesta Gabriela y en el garaje.

Otro aspecto determinante que la juez Teresa Villena del juzgado cautelar tomó en cuenta para su decisión final constituye la participación del pintor que fue contratado por la madre de Gabriela. Aparentemente cubrió con pintura todos los sectores donde presumiblemente Mariscal estuvo el día de su supuesto asesinato. Se cita las paredes internas del cuarto, el pasillo y la puerta de ingresó a la habitación de la detenida.

Contradicciones en las declaraciones

Las autoridades también encontraron sucesivas contradicciones en las declaraciones de la ex pareja del periodista, quien en tres oportunidades fue citada por la Policía. En una de ellas argumenta que solo hubo una discusión y que luego Cristian se fue. En otra manifiesta que hubo una discusión y que Mariscal ingresó a la concina presumiblemente a alzar un cuchillo. En la tercera declaración señaló que existe una discusión y luego se sale de la vivienda pateando las puertas hasta salir a la calle y marcharse con su vehículo. La madre de la misma forma indicó que Mariscal ingresó y que oyó discusiones y luego de ello el periodista se fue pateando las puertas.

De acuerdo a la versión presentada por Gabriela, el ingreso del periodista a la vivienda se desarrolló cerca de las 04.30, luego de ello realizó llamadas telefónicas entre las 05.13 y luego a las 05.14. Se menciona además que Mariscal aún estuvo llamando hasta las 06.00 y después desapareció.

El fiscal Gilbert Muñoz indicó que existen contradicciones en las intervenciones de Gabriela, su familia y otros testigos, presumiendo una vez más que Mariscal fue asesinado. “Para el Ministerio Público está claro—dijo Muñoz—el señor Cristian ingresó a la vivienda de la ex concubina y nunca más salió”.

Gabriela y Grover tuvieron 61 llamadas

El abogado de la familia Mariscal Tamer Medina indicó que el día de la desaparición del periodista, Gabriela y Grover, ambos novios, realizaron un total de 61 llamadas telefónicas hasta cerca de las 06.00. Además el Ministerio Público descubrió que se enviaron un total de ocho mensajes cada uno. Se reveló que ambos en sus declaraciones indicaban no tener ninguna relación, pero el día que se los aprehendió ambos fueron capturados en el motel Caprichos ubicado en la carretera al Chaco.

Defensa denuncia abusos y apelaran

El abogado de la defensa, Rafael Gómez, indicó que apelarán la decisión de la juez, indicando que su defendida es inocente y que en ningún momento hubo el asesinato, y que las manchas de sangre le pertenecían a la mascota. Denunció que su defendida y su novio recibieron abuso policial.

Por su parte Gabriela indicó que los policías investigadores la presionaron el día que salió del Motel, exigiéndole que diga dónde está Mariscal. “Me golpearon y me dijeron que me llevarían a La Paz—indicó—luego una policía me obligó a bajarme y pantalón”.

EL APUNTE

Resguardo Policial y masiva presencia de personas

Durante el desarrollo de la audiencia cautelar realizada este viernes 21 de febrero, treinta policías custodiaban el interior de la sala de audiencias y el exterior del Tribunal Departamental. Cerca de 200 personas se apostaron alrededor de la sala donde se realizó la audiencia.

Al concluir la misma, la multitud esperaba la salida de la ex pareja de Mariscal. Algunas personas la insultaron, exigiendo justicia a las autoridades. Gabriela tuvo que ser escoltada por un fuerte resguardo policial. Los uniformados la sacaron con el rostro cubierto por una prenda de vestir, para trasladarla hasta la cárcel de Morros Blancos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario