viernes, noviembre 21, 2014

Gary Áñez : ‘Todos dicen que el otro es el malo’

— ¿Usted cree que en el fútbol boliviano hay cuoteo?

— Históricamente ha habido cuoteo, es decir, es la forma de conducir el fútbol, es la política del fútbol. Vos, como dirigente, pides apoyo para ser presidente o para tener otro cargo, y a cambio negocias cuáles son las cosas de poder que le ofreces a quien va a votar por ti; eso es natural, de lo contrario no ganaría nadie.

—¿Está pasando en la Liga?

— Ahora (los dirigentes) han hecho una Liga paralela. (Fernando) Humérez ha negociado con Oriente Petrolero la secretaría general, con otros la tesorería y así sucesivamente. Como quiere quedarse el otro presidente (Jorge Decormis), seguramente va a tener que negociar con esos clubes que lo quieren tumbar.

— ¿Esto viene también desde la Federación de Fútbol?

— Claro. Carlos Chávez negoció los cargos con las personas que manejan tanto la ANF (Asociación Nacional de Fútbol) como la Liga, y por eso mantiene su posición de presidente. Esto (de negociar a cambio de algo) es natural, lo mismo sucede en la Conmebol, en la FIFA, en general en el país. Lo malo es que los que entran por la cuota de su club, no entran a cumplir los mandatos de éste.

— ¿No hay el riesgo de que, de esta manera los elegidos no sean los mejores?

— Es que esto nunca va a cambiar, porque mañana los que lleguen van a hacer lo mismo que hicieron los que llegaron por cuoteo. Ninguno de los dirigentes está ahí (en sus cargos) con una visión que permita ofrecerle un norte al país futbolero. Pero para mí es un tema diferente…

—¿Cuál?

— Los hinchas de este país no son socios y, por tanto, no tienen ningún tipo de influencia sobre sus delegados, que a su vez representan a los clubes dentro de las instancias del fútbol boliviano. Eso podría ser diferente. Para mí, los socios deberían convocar a asamblea y que de ahí salgan los representantes a los distintos estamentos del fútbol boliviano; entonces recién ahí sería la posición del club la que prevalezca, no una posición personal de algún dirigente. Hoy eso es difícil que se dé.

— ¿Qué tendría que hacerse de inmediato para mejorar las cosas en nuestro fútbol?

— El hombre encargado de dar el norte es Carlos Chávez, él es el presidente de la Federación. Mientras él no diga “vamos por acá”, todo el mundo va a estar peleando, las pegas van a seguir siendo repartidas, y nadie va a pensar en el fútbol grande. El fútbol boliviano necesita hoy en día un torneo competitivo, los dirigentes deben ver qué se puede hacer para tener una segunda división fuerte, cómo se puede trabajar en divisiones menores, pero nadie hace esa propuesta, todos dicen que el otro es malo. Hace 50 años ya nos pasó esto, cuando salimos campeones sudamericanos en 1963; y hace 20 años también, cuando nos clasificamos y jugamos el Mundial de Estados Unidos. Todo eso siempre en medio de una crisis, nada de planificación, porque los dirigentes no planifican.

‘Es como en la política y perjudica al fútbol’

Los dirigentes “se reparten los puestos y eso no es solo de ahora, sino desde hace mucho tiempo. El fútbol boliviano ha dado muestras de que evidentemente, como en la política, hay un cuoteo”, según el periodista Carlos Enrique Rivera, director de la Red Deportiva (Radio Compañera). Los políticos son así. Ofrecen algo para recibir algo. Y en el fútbol “si tú votas por mí, yo te ofrezco la tesorería de esto, la secretaría general o algún cargo en la Conmebol”.

El periodista está seguro de que los ofrecimientos van hasta el ámbito internacional. “Dirigentes del fútbol boliviano ahora son miembros de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Es el caso del secretario general, Alberto Lozada, quien es miembro de la Comisión de Disciplina de la Conmebol. Por tanto, es como en la política, estoy totalmente seguro, porque así lo marcan los hechos y los mismos dirigentes lo han reconocido”.

Considera que el cuoteo “perjudica totalmente al fútbol. Al parecer, simplemente hay algunos dirigentes que trabajan en beneficio personal y no en beneficio de sus instituciones. Por eso es que hay muchos directivos de la Federación que no representan a ningún club, entonces son parte de ese cuoteo”.

Su postura es que la forma en que se maneja el fútbol boliviano “debe cambiar, pero son tan hábiles nuestros dirigentes que, según tengo entendido, cambian algunos estatutos para permitir que muchos directivos participen en el fútbol sin tener representatividad; cambian las cosas para quedarse, para actuar de esa forma. De esa manera el fútbol no va a mejorar”.

‘El reparto comienza en la Federación’

Según Juan Carlos Costas, periodista y director de la Cadena Pratel, “el reparto comienza en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), donde se hace cuoteo desde hace muchos años, y no solamente en la Liga”. Estas acciones para conformar los directorios son “arbitrarias y antidemocráticas. Es por eso que lo tenemos encaramado durante tantos años al actual presidente de la Federación (Carlos Chávez), que ni siquiera escucha lo que la gente le reclama”, en alusión a que le pide que deje el cargo. “Le grita: ‘fuera Chávez’”.

El cuoteo “no solo ha perjudicado al fútbol, sino que lo ha detenido, no le ha permitido progresar. En los últimos años, nuestro fútbol de estar entre los primeros del continente, ahora está en el último lugar de Sudamérica, eso es gracias exclusivamente a los dirigentes del fútbol”.

Como están las cosas “y sin posibilidades de cambio, creo que es imprescindible, a estas alturas, una intervención del Gobierno, como ha ocurrido en Nigeria, que fue una intervención breve. Que se llame a un congreso en el cual no participen ninguno de los dirigentes en actual ejercicio, de modo que emerja una nueva generación de directivos sanos, no corruptos, y se lo haga de manera democrática, creo que es el único camino”.

Desde su punto de vista, una intervención no perjudicaría al fútbol boliviano; por el contrario, le ayudaría a cambiar. “La FIFA no va a intervenir por años, y cuando hay tantas irregularidades como en nuestro fútbol, la FIFA no debe ser un escudo para tapar la corrupción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario