sábado, noviembre 22, 2014

José Pomacusi: ‘Creo que las ideas valen más que el dinero’



El periodista José Pomacusi, gestor del programa ‘No Mentiras’ y de la revista ‘Poder y Placer’, sorprendió con la primera transmisión en vivo desde altamar hasta Bolivia, vía satélite, durante un crucero en Estados Unidos, hace cuatro días, a bordo de la embarcación Quantum of The Seas, del Royal Caribbean, el barco más grande del mundo con capacidad para 5.000 huéspedes. La experiencia marcó un hito en la televisión. Además, él recordó sus inicios en el periodismo, que es su vida.

— ¿Cómo logró realizar una transmisión desde altamar?

— Si hay dificultades desde Bolivia, mucho más desde altamar. Estábamos en una viaje preinaugural del Quantum of the Seas del Royal Caribbean, que es un barco inmenso de 16 pisos, y hablamos con la gente de la embarcación porque ellos tienen un satélite que permite tener internet permanentemente para todos los pasajeros. Preguntamos si existía la posibilidad de realizar una transmisión en Tv y nos dijeron que sí. De otra forma sería impensable hacer algo así por los costos. Fueron 30 minutos en vivo desde altamar, a 200 millas de la costa, lo que puede llegar a costar hasta 10.000 dólares (...). Cuando hicimos las pruebas la calidad, todo fue excelente. Hicimos la transmisión en vivo, fue impactante e histórico porque nunca la Tv boliviana lo había hecho desde altamar. Un ingeniero boliviano de PAT, Carlos Aguilera, fue muy importante al coordinar las coordenadas del barco y bajar las imágenes del satélite.

— Ya tenía una experiencia previa desde India...

— Fue desde Nueva Delhi. Fui a mostrar el imperio Jindal, logré entrevistar a Nadim Jindal y desde allí hicimos contacto con Jimena Antelo en el estudio. Ésa fue la primera vez que la televisión boliviana pudo hacer una transmisión desde Asia hasta Bolivia. Hablamos 20 minutos y la entrevista la compartimos con Jimena, pudimos mostrar imágenes de ciudades, plantas siderúrgicas, sobrevolamos en helicópteros, etcétera. Se marcó un hito. Así como India es lejana, desde altamar las condiciones igual son difíciles. Fue la primera vez que Bolivia hizo una transmisión de este tipo.

— ¿Cuál es la clave para el éxito del periodista José Pomacusi?

— Creo que las ideas valen más que el dinero. Desde India hicimos esa transmisión sobre la base de una idea clara, no con un megapresupuesto. En el último caso nuestra idea estuvo en el barco más grande del mundo. Yo leí que las más grandes producciones cinematográficas en proporción destinan de cada 100 dólares de su presupuesto de producción, 30 dólares en la promoción de la película. Hay otras que de cada 100, destinan 50. Hay grandes presupuestos que están listos. En el caso del barco pensé que si cuesta 1.000 millones de dólares, por supuesto que tiene que tener posibilidades para que se lo pueda mostrar. Había que ir a vender nuestra idea, en ambos casos la compraron. En mi carrera hay más ideas que millones, procuro que no se agoten. En todos los productos que hago está la idea del soberano. El soberano define temas y contenidos, no le rendimos pleitesía a nadie. La gente mandó mensajes valorando que le mostremos el barco porque hay mucha gente que no lo podría ver si no es por la televisión. Pienso que el que parte del millón no lo logra, el que parte de la idea, sí.

— ¿Cuándo se dio cuenta de que el periodismo era lo suyo?

— Yo no me di cuenta, mi padre fue quien me hacía leer el periódico desde mis cinco años. Yo no solo le tenía que dar la lectura, tenía que decirle el significado de las siglas, es decir si decía OPEP, decirle Organización de Países Exportadores de Petróleo. Sin darme cuenta, desde muy chico, iba investigando. Cuando me tocó elegir una carrera, decidí por Comunicación Social sin tener claro que iba a dedicarme al periodismo. Cuando me tocó mi primer trabajo entré a un diario con un amigo de la universidad. Un mes después me dijo: “Esta experiencia me ha servido para ver que el periodismo no es lo mío y para que vos sepás que el periodismo es tu vida”.

— ¿Cómo marcó su carrera su paso por La Razón?

— Cuando tenía tres meses de experiencia en La Razón como redactor, me nombraron editor y seis meses después fui nombrado Jefe de Redacción, no tenía ni un año de experiencia y gracias a que don Jorge Canelas confió en mí, a mis 26 años era jefe. Entonces debí responder al reto, no me quedó nada más que prepararme y apasionarme. Los jefes habían durado cuatro meses en el cargo y me daba pánico durar menos, me preparé y terminé quedándome seis años. Mi carrera no se entiende sin don Jorge Canelas, que fue el primer director de La Razón y creyó en mí, un chico sin experiencia. Él vio en mí irreverencia, aunque nadie de los colegas pensaba como él. Sin don Jorge no me entiendo.

— ¿Qué le ha regalado el periodismo en estos años que se llevará hasta el fin de sus días?

— Valoro mucho la experiencia de conocer otra gente, otras latitudes y otras culturas. Vengo de una familia que no me hubiera podido regalar muchos viajes, pero el periodismo me ha permitido ir a tantos lugares que yo creo que no lo hubiera logrado sin esta profesión. Fui a India, a China, a Japón, a varios países de Europa. Hice pasantías en diferentes lugares de Latinoamérica. Eso me dejó el periodismo: una vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario