domingo, noviembre 30, 2014

Mario “Cucho” Vargas sinónimo de pasión, amor y dedicación al periodismo

El Premio Nacional de Periodismo 2014, el máximo galardón que otorga la Asociación de Periodistas de La Paz, no podría estar en mejores manos. Mario “Cucho” Vargas lo recibirá el viernes 5 del mes en curso, en el acto especial preparado por esa entidad periodística.

“Es una satisfacción enorme que la comparto plenamente con todos quienes estuvieron a mi lado en mi larga trayectoria periodística de más de 60 años tanto en radio como en prensa y televisión. Mi vida periodística podríamos decir que está dividida en dos partes. Una primera, como periodista deportivo con todos los honores y el mayor galardón que logramos en 1963, cuando Bolivia se consagró campeón de la Copa América, y una segunda parte donde con Lorenzo Carri tuvimos la fortuna de crear el programa Enfoques en Radio Nueva América primero, luego la revista con carácter mensual y finalmente en la televisión, donde creo que logramos un impacto increíble”, aseguró don “Cucho” (C), toda una institución en el periodismo boliviano, en la entrevista que le hizo La Guía.

LG: Con sinceridad, ¿esperaba recibir este reconocimiento?

C: Yo pienso que sí, porque al margen de la falsa modestia hay una trayectoria y creo que hicimos los méritos necesarios para lograrlo.

LG: ¿Qué le enorgullece más de estos 60 años en el periodismo?

C: Nos faltaría espacio y tiempo para decir qué es lo que más me enorgullece, pero de esa primera etapa el Sudamericano del 63 y de la segunda memorables entrevistas con grandes artistas, a los que trajimos para que actúen en el programa Enfoques y aparezcan en la revista, como Julio Iglesias, Manolo Otero, y personalidades políticas de la talla de Fidel Castro, el presidente cubano de entonces Raúl Dorticós (…). En líneas generales, el periodismo me ha permitido recorrer más de medio mundo, conocer y conversar con personalidades de todo orden, como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa en el orden literario… En fin, satisfacciones que son realmente inenarrables.

LG: ¿Alguna vez se arrepintió de una entrevista que hizo?

C: No, si bien siempre fui polémico y no tenía pelos en la lengua para decir verdades, nunca tuve un problema que me sindique de haberme inventado una noticia, siempre las que difundía tenían un carácter fidedigno. Por eso me rodee de maravillosos compañeros de trabajo en las tres áreas periodísticas, como Ricardo Sanjinés, Pacha Ascarrunz y Lalo Lafaye, en la radio y en la tele el “loco” Peña, figuras indiscutibles dentro del firmamento periodístico del país.

LG: Dónde se sintió más a gusto, ¿en la radio, prensa o TV?

C: Es una pregunta difícil de contestar (sonríe), pero creo que mi primer amor fue la radio y sigo creyendo que es el medio de comunicación más expedito para llegar a la gente. Pero también fue muy lindo ver impresa en periódicos o revistas el nombre propio como autor de una crónica y naturalmente la televisión, que es la que más satisfacciones me brindó.

LG: ¿Ser protagonista de la obtención de la Copa del 63 fue su mayor logro en el periodismo deportivo?

C: Pienso que sí, después de eso en una entrevista con el Dr. Paz Estensoro me dijo: “Usted también es campeón sudamericano”.

LG: ¿Qué le trae a la mente la revista Panorama?

C: Con Panorama tuvimos gratas satisfacciones porque fue la primera revista deportiva con carácter semanal que nos permitió acompañar el Sudamericano del 63 como si fuera la revista El Gráfico o Goles de Argentina.

LG: ¿Cuál fue la clave para mantenerse vigente?

C: La innovación permanente, el esfuerzo, la responsabilidad, cosas que yo pido a la gente que está comenzando su trajín periodístico, al periodismo hay que dedicarle alma, vida y corazón.

LG: ¿Cómo sintetizaría su trayectoria?

C: Pasión, amor, responsabilidad, dedicación y, fundamentalmente, un profundo sentido de respeto hacia la libertad de expresión, a la democracia y a los valores que hacen que la humanidad viva en paz.

UN HOMBRE FELIZ DESDE TODO PUNTO DE VISTA

“Cucho Vargas es hoy un hombre feliz con cuatro hijos que Dios me regaló en el primer matrimonio y tres de mi señora Virginia de Vargas, que me consideran su padre y yo los quiero en la misma medida, 13 nietos y seis bisnietos. En ese sentido, me considero realmente un hombre feliz desde todo punto de vista, incluyendo la satisfacción que me da ver a mi nieto Rodrigo jugar en el Wilstermann actualmente y mostrar en cada partido que juega la estirpe de crack que tiene casi como un legado entregado”, confesó el Premio Nacional de Periodismo 2014.

Actualmente, el reconocido periodista está terminando de escribir dos libros. “Espero lanzarlos próximamente aparte de reeditar la epopeya del 63, edición agotada, y el memorable libro de la historia del Siglo XX de Bolivia, donde Ricardo Sanjinés tuvo una participación decisiva… para mí es un tesoro que los bolivianos deben conocer”, aseveró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario