martes, febrero 03, 2015

Familia Mariscal reconoce el Suzuki Samurai como propio



Paso de gigante en la investigación del caso Mariscal luego de que ayer la familia del periodista desaparecido el 19 de enero de 2014 se desplazara a Cochabamba para inspeccionar el vehículo aprehendido una semana atrás y que coincide con la descripción (Suzuki Samurai negro) y porta el mismo número de placa (602ZAR) que el que manejaba Cristian Mariscal.

En la larga jornada de este lunes fueron tres las pericias que se realizaron en el jeep, en primer lugar se tomó una declaración exhaustiva a don Jaime Mariscal, padre del periodista, para identificar todo lo que recordaba del motorizado. Mariscal padre pudo explicar los diferentes arreglos y mejoras que se realizaron sobre el vehículo, que cuando fue adquirido se encontraba en un estado de medio uso. Además de Don Jaime también asistió un tío del periodista, mecánico de profesión.
Posteriormente se procedió a la inspección ocular, donde se pudieron comprobar los detalles que Jaime Mariscal había dado sobre el mismo. La inspección se hizo ante la presencia de las partes y los fiscales Pamela Ovando y Aldo Corrillo.
“Yo he explicado las cosas que conocía del auto y luego se ha verificado, estamos conformes con lo realizado - señaló Jaime Mariscal, notoriamente emocionado tras un día largo de actividad pericial – me reservo los detalles por el tema procesal”.
Posteriormente se realizó la pericia del luminol, el reactivo que permite identificar manchas de sangre casi sobre cualquier superficie, sin embargo, los resultados estarán sometidos al debido proceso. “Debemos esperar a que salgan los informes”, indicó Mariscal.
La familia pondrá especial atención para que no se vuelvan a producir errores o problemas que perjudicaron la investigación anteriormente, como las pruebas genéticas en el departamento donde fue visto por última vez y en el que se identificaron hasta 13 manchas de sangre que no pudieron ser analizadas al romperse la cadena de custodia.

Antecedentes del vehículo
El vehículo de Cristian Mariscal desapareció junto a su propietario el 19 de enero de 2014. Desde entonces ninguna pista había dado con el paradero de ninguno, sin embargo, en el mes de agosto la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) detectó a través del programa B-Sisa que un vehículo con las mismas características; un Suzuki Samurai negro con la placa 602ZAR, cargó combustible al menos en tres ocasiones en dos surtidores de Santa Cruz y en uno de Cochabamba. El informe fue remitido en noviembre al Ministerio Público aunque se desconoce si la ANH dio la alerta con anterioridad al tratarse de un vehículo buscado.
Después de que el 20 de enero de 2015 se publicaran en este medio y en Plus TV los informes, la Fiscalía realizó un operativo en el lugar y el fiscal departamental Gilbert Muñoz informó que fue secuestrado el vehículo luego de dar con la persona a nombre de quien se emitieron las facturas reportadas por la ANH, Víctor Copali. Según informó Muñoz, a partir de ahí se aprehendió a Nimer Melgar Mustafá, residente en Tarija, como vendedor del mencionado auto.
Melgar Mustafá fue dejado en libertad con medidas sustitutivas luego de que su defensa alegara que el vehículo, que sí vendió, no se trataba del mismo vehículo que se estaba buscando. El Ministerio Público no tuvo tiempo de hacer las pruebas concluyentes de que así fuera antes de la audiencia cautelar ni la defensa pudo evidenciar lo contrario. Se alegó que se trata de un auto clonado, pero no se aportaron registros de la vida paralela, como inspecciones técnicas o el propio B-Sisa. La defensa señaló que el vehículo aprehendido no tenía B-Sisa, aunque supuestamente fue este registro el que llevó al paradero del mismo.

Antecedentes del caso
Cristian Mariscal fue visto por última vez la madrugada del domingo 19 de enero saliendo de la discoteca donde trabajaba. Según declaró su ex concubina, con quien había cesado la convivencia semanas antes, acudió a su domicilio y tras un cruce de palabras, salió del domicilio con paradero desconocido.
Desde entonces no se volvió a saber nada del vehículo ni del periodista y los operativos de búsqueda fueron negativos, así como los reportes en las fronteras. El allanamiento en el domicilio detectó 13 manchas de sangre que no pudieron ser analizadas al romperse la cadena de custodia.
Un año después, el vehículo se constituye en una vía de investigación certera que podría explicar lo que sucedió aquella madrugada, ya que la pericia informática todavía no ha otorgado luz al respecto.



Viceministro Pérez apoya el trabajo coordinado

El viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, que recuperó su cargo luego de ejercer como Ministro de Gobierno los últimos seis meses en reemplazo de Carlos Romero aterrizó en Tarija para atender casos vinculados a su área y se refirió escuetamente a los avances del “caso Mariscal”, un caso del que tiene conocimiento personalmente.
Pérez, más prudente que en otras ocasiones, recordó las dificultades del proceso y pidió confianza en las investigaciones que llevan adelante tanto el Ministerio Público como la Policía Nacional. “Es todo un desafío, hay que trabajar coordinadamente y con detalle, ya que el caso sigue abierto y hay diligencias a la espera de resultados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario