viernes, marzo 06, 2015

Carlos Rocabado. Conductor de televisión desde 1999. Inició en la red Unitel, en el programa ‘Punto joven’



— ¿Cómo empezó en el mundo de la televisión?

— Empecé muy jovencito, luego de que (los productores de Unitel) fueron a Chaplin Show y me eligieron para hacer un programa juvenil que se llamaba Punto joven, salía en el ámbito local solamente (en Santa Cruz), pero por el éxito que tuvo se convirtió en un programa de transmisión nacional.

— ¿Qué de la experiencia de trabajar en programas infantiles?

— Para mí fue lo mejor de la vida. Es el público más honesto, te dicen lo que sienten; si les gusta lo que haces, te lo demuestran; además, los niños son los mejores maestros.

— ¿Cómo ha sido la transición de programas infantiles a juveniles como Que siga la letra o Bigote?

— Pudo haber una transición en horario y formato de contenido, pero en la conducción yo siempre soy el mismo, trato igual a un niño que a un adulto, siempre con respeto, y no me costó este cambio.

— ¿Cuál fue la muestra de cariño más linda que recibió del público que le sigue?

— La recompensa es encontrarte con alguien que te diga que le gusta tu trabajo, que quiere decir que estás haciendo bien tu trabajo.

Tengo un gran amigo que se llama José Andrés, un niño de nueve años de Cochabamba que siempre está en contacto conmigo. El otro día, una mamá se me acercó y me dijo: “Mis hijos se han criado contigo y te agradezco mucho por haberles alegrado las tardes. Para mí estas son muestras muy conmovedoras y me sorprende haber hecho tanto.

— ¿Cómo ha sido su experiencia en las tres casas televisivas donde trabajó (Unitel, PAT y red Uno)?

— Me han dado mucha experiencia, la oportunidad de conocer a mucha gente y tener muchos amigos; en todos los canales tengo amigos y conozco desde la señora de la limpieza hasta el gerente de la empresa.

— ¿Cuál de los programas que hizo es su predilecto?

— Todos, porque a todos les puse el mismo cariño, esfuerzo y dedicación. Es mi trabajo y mi trabajo lo tomo seriamente; hago lo que me gusta, no me veo haciendo algo que no me gusta, y ese es parte del éxito que tenemos en la televisión. Si yo la paso bien, eso se transmite, y todos la pasan igualmente bien.

— ¿Por qué dejó el programa Bigote?

— Mi carrera me lo pide, siento que no puedo estar en todo; quiero hacer pocas cosas pero bien hechas, entonces me quedo con dos programas de gran envergadura: Bailando por un sueño y Juga2, en horario estelar de lunes a domingo; así que si sigo con Bigote, debería dejarle una foto a mi hijo para que me conozca.

— ¿Quisiera que su hijo (Santino) siga sus pasos en la televisión?

— Yo trabajo desde muy chico y tengo una vida maravillosa y he tenido grandes satisfacciones. Siempre le agradezco a Dios y a la vida por hacer lo que me gusta, y que me paguen por ello. Si él puede encontrar el mismo placer en lo que hace, que lo haga; puede ser en televisión o lo que él elija para su vida.

— ¿Qué novedades tendrán los programas que conduce?

— Bailando por un sueño es un programa internacional que ha triunfado en todos los países de América Latina, es un formato muy grande que va a entretener a la familia boliviana. Estoy seguro de que con ambos vamos a cumplir con llevarle a la gente el mejor entretenimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario