martes, marzo 10, 2015

Periodista detenido ilegalmente

Carlos Quisbert, periodista de EL DIARIO, fue detenido preventivamente en el penal de San Pedro en un proceso de imputación que duró menos de 24 horas, el cual fue calificado de “ilegal y arbitrario” por los ejecutivos de este matutino. El ahora detenido se encontraba realizando seguimiento al caso de la muerte del bebé Alexander.

El delito por el que fue detenido preventivamente, de acuerdo con la imputación, signado con el número 133/2015 es “Obstrucción a la Justicia” sancionado por el artículo 32 de la Ley 004, y bajo el argumento de que Quisbert habría intentado entregar dos manuscritos a una de las imputadas en el caso del bebé Alexander que se encuentra recluida en el Centro de Rehabilitación de Qalauma, Madelen Paola P.Ch.

Según la imputación: “Al momento que el imputado entregó las notas a Madelene Paola P.Ch. le manifestó que fue a ayudarla y que le conviene decir lo que las dos notas expresan, prometiéndola ayudarla dentro del proceso bebé Alexander, pretendiendo que por las notas manuscritas Madelen Paola P.Ch., sea inducida para falsear los hechos que ella conoció en el Ejercicio de sus funciones como cuidadora en el hogar Virgen de Fátima y que se encontraba como directora responsable del bebé Alexander, el día de los hechos; a objeto de que la misma preste falso testimonio y obstaculice de esta manera la investigación del caso Alexander”.

Además utilizan como otro argumento el hecho de que al no contar con domicilio y fuente de trabajo, el periodista puede obstaculizar la investigación que lleva adelante el Ministerio Público en referencia del mencionado caso.

Quisbert se constituyó el pasado domingo en el penal de Qalauma de Viacha para entrevistar a una de las detenidas del caso Alexander (Madelen Pahe) y mientras cumplía con su trabajo fue aprehendido.

El fiscal Marco Antonio Vargas justificó que el periodista fue detenido porque supuestamente obstaculizó el proceso investigativo al presentarse en la cárcel de Viacha y entrevistar a una de las imputadas.

“En la audiencia cautelar no pudo desvirtuar los riesgos procesales en el sentido de que no pudo demostrar tener familia, trabajo o domicilio legal asentado en el país”, declaró el fiscal.

Vargas afirmó que Quisbert, días antes, se comunicó con la madre de la detenida “y de esa forma (habría) inducido a obstaculizar la investigación”.

Asimismo –según el fiscal– el periodista, una vez que logró entrar al penal de Qalauma, entregó a la imputada “dos notas con el fin de influir de alguna forma en el caso”.

“La imputada dio lectura de las notas que presentó el individuo y se desvaneció, luego dijo textualmente: saquen a este individuo, no lo conozco”, remarcó Vargas.

Agregó que, además, lo curioso del caso es que Quisbert habría ingresado al recinto penitenciario haciéndose pasar como un amigo de la imputada y en ningún momento habría presentado su identificación de trabajador de prensa ante los miembros de seguridad.

“Tampoco presentó ante el juez cautelar ninguna credencial de periodista del periódico El Diario”, señaló.

Cerca de las 18.50 horas una patrulla de la Policía de Viacha hizo su arribo a las inmediaciones del penal de San Pedro, donde sus compañeros de trabajo se apostaron para expresarle su voz de apoyo por el ingrato incidente del que es protagonista.

Sus compañeros criticaron la forma cómo fue ingresado al penal, enmanillado “como si fuera el peor delincuente”, dijeron a tiempo de lanzar estribillos de apoyo.

INOCENTE

De acuerdo con el testimonio que brindó Quisbert a la red ATB, en ningún momento faltó a la verdad y que menos tenía la intención de inducir en las investigaciones del caso bebé Alexander.

“Buscamos información y lo documentamos, eso les incomoda y por eso () pregunta a la fiscal Boyan dónde está el pañal del bebé Alexander cuando falleció”, dijo.

Asimismo, denunció que en ningún momento le permitieron llamar a un abogado de confianza para que pueda asumir su defensa.

“Es un proceso injusto calificar así al trabajo periodístico y que, además, por lo (que) enfrenté el accionar del Ministerio Público, dicen por obstaculizar a la justicia”, señaló.

Asimismo, sostuvo que le hicieron firmar a la fuerza ya que en todo momento se negó a aceptar la ilegalidad en que se estaba incurriendo.

PROTESTA

Antonio Carrasco, director de EL DIARIO, calificó el hecho como un exabrupto y manifestó que a las autoridades parece que les molesta que un periodista indague un caso.

“Si le van a estar poniendo trabas, le van a estar inventando limitantes a la labor periodística, estamos en graves problemas en este país”, aseveró Carrasco, al calificar como arbitrario la detención de su trabajador.

Carmiña Moscoso, secretaria general del Sindicato de Trabajadores del EL DIARIO, denunció que el periodista estuvo incomunicado 24 horas: “Le quitaron su celular, no le dejaron comunicarse con su familia ni trabajo, esta mañana nos enteramos que fue remitido de manera veloz al Ministerio Público, por eso la Fiscalía nos tiene que decir la verdad, el trabajar como periodista e investigar no es ser delincuente”, aseveró.

El 13 de noviembre pasado, Alexander, un bebé de ocho meses de edad, resultó muerto en confusas circunstancias. Los fiscales asignados al caso, en un proceso polémico, acusaron a ocho personas en este caso de violación y asesinato, pero sin aportar suficientes pruebas, según los abogados de los afectados.

CASO BEBÉ ALEXANDER

El bebé Alexander estaba interno en el Hogar Virgen de Fátima de La Paz, donde mostró un cuadro de vómitos, por lo que fue trasladado al Hospital del Niño, de donde fue nuevamente derivado al Hospital Holandés, de El Alto. Las versiones sobre el lugar y causa del fallecimiento del bebé aún no han sido esclarecido.

M.P. era la madre sustituta del menor y ha alegado inocencia y debido a que tiene menos de 21 años está en el Centro de Rehabilitación de Qalauma.

También, guardan detención preventiva otras dos personas (enfermeras) en la cárcel de mujeres y un médico en la de San Pedro. Cuatro más tienen arresto domiciliario.

RESEÑA

Querido y respetado por todos aquellos que lo conocen, Carlos Ángel Quisbert Fernández nació en la ciudad de La Paz el 22 de abril de 1978; segundo hijo de la familia, hincha apasionado de The Strongest, cada fin de semana, acompañado de sus amigos; cuando su “pluma periodística” descansa, comparte su amor por el fútbol pateando una pelota.

Amante de la lectura, admirador de García Márquez y Mario Benedetti, tímido escritor de poesía y cuentos. Estudiante febril en la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), siempre llevó la batuta ante sus compañeros para cumplir con éxito todas sus metas altruistas. Su osadía por la investigación y su afición a la fotografía le dan la inspiración para enfrentar el reto periodístico con total compromiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario