domingo, mayo 10, 2015

Las amenazas a periodistas quedan en la impunidad

El trabajo periodístico se ubica entre los oficios más riesgosos por su naturaleza de búsqueda de la verdad y por la desventaja que existe entre quienes se ven afectados con las noticias que salen a la luz y el periodista que tiene como única arma: la palabra. Hoy, 10 de mayo, al recordarse el Día del Periodismo diversas organizaciones y trabajadores hablan de las amenazas que afronta este oficio en democracia.

Los periodistas consultados expresaron que en un momento que el país vive cambios históricos y realidades marcadas por la violencia, corrupción y abusos, se enfrentan a más desafíos como hacer más investigación y no conformarse con los hechos del día. Recordaron que la cercanía con la sociedad es vital para ejercer esta labor y velar por el respeto a la libertad de expresión y de información.

La investigación es el alma del “mejor oficio del mundo”, decía Gabriel García Márquez. Puede ayudar a develar realidades dramáticas y hechos de corrupción. Sin embargo, el trabajo no siempre se realiza con todas las garantías.

Una muestra de ello fueron los atentados contra la labor informativa que sufrieron los periodistas de la Red ATB Cochabamba y la detención del periodista que investigaba el caso del bebé Alexander en La Paz, Carlos Quisbert.

Los trabajadores de la prensa son constantemente intimidados, sin embargo, el 14 de marzo, las amenazas se hicieron tangibles. El periodista del turno nocturno de la Red ATB Cochabamba, José Miguel Manzaneda, encontró las paredes de su vivienda manchadas de sangre y nota que decía: “Cuídate J.M.”.

Diez días después, otra periodista del mismo medio, Escarley Pacheco, halló en la puerta de su domicilio una bolsa con un proyectil de arma de fuego y un anónimo que decía: “Esta bala tiene el precio de tu cabeza (…) lástima que ya no puedas investigar a nadie más en tu vida. Eso te costará mucho (…) nunca debiste meter tus narices en la vida de los demás”.

“Las denuncias que hace un periodista provocan que su trabajo se torne más inseguro. No tenemos seguridad y garantías, pese a que el Estado dice que respalda nuestro trabajo. Cuando pasa algo las cosas quedan en entredichos, que no llegan a nada”, enfatizó la periodista.

Las amenazas llegaron después de que la Red ATB denunció a través de varias notas a policías implicados en irregularidades. Entre ellos el cobro de vacunas “sobornos” a vehículos indocumentados en el trópico, el pasado de violencia doméstica del exjefe de la Policía y a funcionarios que facilitaban el ingreso de drogas a las cárceles.

A dos meses de los hechos, la justicia no ha dado con los responsables. Ambos explicaron que continúan llamando a los investigadores y abogados, pero la respuesta es siempre la misma: “No hay nada”.

Comentaron que a un principio se sintieron atemorizados, pero terminaron fortalecidos para continuar con su trabajo. Las amenazas abarcaron a más periodistas de la red que fueron amedrentados a través de una página en Facebook con mensajes denigrantes. Hasta la fecha, no se identificó a los responsables de los hechos.





LA ASOCIACIÓN

Autocrítica, vital para la profesión

La presidente de la Asociación de Periodistas de Cochabamba, Elizabeth Paravicini, expresó que la autocrítica debe acompañar el trabajo periodístico, porque se trabaja para el bienestar de la sociedad.

“La asociación quiere ser un escenario para debatir y mirarnos autocríticamente. Saber en qué estamos fallando, corregirnos y luego exigir nuestros derechos a la protección para el libre ejercicio de nuestra profesión. Nuestros desafíos siempre serán apegarnos a la verdad con mucha ética sin ser parcial con ningún partido político”, señaló la representante.

Explicó que una manera de fortalecer y desarrollar el trabajo periodístico es la unidad y animó a las nuevas generaciones a participar de la asociación, porque es una “organización natural que trasciende la relación de dependencia laboral de un sindicato”.

Enfatizó que: “Las sagradas libertades de información y de expresión son importantes, pero estos derechos conlleva para los periodistas una alta responsabilidad”. La Asociación de Periodistas cumplirá 70 años en diciembre próximo.



HISTORIA DEL DÍA DEL PERIODISTA BOLIVIANO

El periodismo es un oficio que ha afrontado coyunturas más difíciles que otras, pero al final se ha fortalecido. Uno de los episodios más dramáticos que se recuerda es la ejecución del periodista Cirilo Barragán en la presidencia de Mariano Melgarejo, debido a un artículo que molestó al gobernante.

El Día del Periodista fue instituido el 10 de mayo de 1938, en el Gobierno de Germán Busch. Inicialmente, con la propuesta de brindar un seguro de salud y otros beneficios a los periodistas por ser impulsores de la cultura del progreso colectivo, pero debido a la oposición de los empresarios no se aplicó la medida. Entonces, se decidió que la jornada se dedique al periodista.

La profesión como tal recién fue reconocida mediante la Ley 494 el 29 de diciembre de 1979, durante la presidencia de la Junta Militar, sobre la base del proyecto de ley del 18 de diciembre de ese año.



REPORTES SOBRE LAS AGRESIONES

La Asociación Nacional de la Prensa informó que en los últimos cinco años se han presentado en Bolivia casi 200 casos de agresiones físicas, verbales, atentados y amenazas contra periodistas, cuatro corresponden a asesinatos. Del total de los hechos, ninguno ha sido sancionado y las investigaciones que están a cargo del Ministerio Público no prosperan.

Esta gestión se conoció de al menos seis hechos graves cometidos contra periodistas: Erick Dávila, Santa Cruz, fue detenido arbitrariamente en la Policía, acusado de “la comisión de un delito” mientras cubría un hecho delictivo; Carlos Quisbert fue enviado a la cárcel por investigar el caso Alexander; Daniel Bedoya, camarógrafo, fue herido en la cabeza por una piedra lanzada por choferes durante una protesta; y Amalia Pando pretende ser procesada por un comentario de un entrevistado.



OPINIONES

JULIETA MONTAÑO, OFICINA JURÍDICA DE LA MUJER

Los periodistas están luchando por la libertad de expresión, pero no en el mejor contexto. Se les prohíbe acceso a la información, porque se los considera un peligro y a veces hasta se los persigue.

Como cultura tenemos una democracia demasiado básica. No entendemos que existen desafíos que contemplan escuchar lo que no nos gusta. Hay una especie de retroceso a la libertad de prensa. Existe mucho riesgo para los periodistas, hay problemas contra los medios y las personas.



ANDRÉS CUEVAS, REPRESENTANTE DEL DEFENSOR DEL PUEBLO

Estamos preocupados por algunos actos que estarían vulnerando el buen desempeño del trabajo de periodistas. Pero mantenemos la esperanza de que la situación cambie, porque además estamos en el derecho de estar informados.

La labor del periodista no puede ser en medio de persecución. Esperamos que cada vez se valore más el derecho a la información y a ser informados. Nosotros consideramos que los periodistas son un socio estratégico para varios temas que la Defensoría del Pueblo busca transmitir.



ANGÉLICA LAZARTE, JEFA PRENSA ATB

El periodismo es pilar y garantía de democracia. Estamos al servicio de la gente. El buen periodista enciende la linterna en el cuarto oscuro. Siempre tocamos intereses políticos, económicos y de otra índole. Pero, si no lo hacemos no estaríamos haciendo periodismo.

Lo que nosotros hacemos es seguir trabajando. No creo en el periodismo que se victimiza. Como empresa, cuando ocurrieron hechos tangibles de amenazas hicimos las denuncias, acudimos a las instancias a las que debemos.



UN OFICIO QUE ATRAPA



DESAFÍOS
“Apegarse a la verdad y ser éticos”

Muchos profesionales consultados sobre el rol del periodismo expresaron que el sector tiene múltiples desafíos y coincidieron en que lo principal es apegarse a la verdad y la ética. Además, de denunciar amenazas sin temor y continuar con las investigaciones.

“Debemos buscar equilibrio, no ser viscerales, ser honestos, incorruptibles. Esa es la tarea del día a día. Como dice Gabriel García Márquez: se sufre como un perro, pero es el mejor oficio del mundo. Y, es una verdad muy cierta”, señaló la jefa de prensa de la red ATB, Angélica Lazarte.

Asimismo, el representante del Defensor del Pueblo, Andrés Cuevas, expresó que el periodismo jamás debe someterse, pues las amenazas son una forma de buscar el sometimiento de la prensa. Considera que estas actitudes reflejan la situación de la democracia.

“Bajo ningún motivo esta labor debe tener una mirada partidaria. Estas actitudes quieren someter a la prensa, pero los periodistas nos demostraron que no piensan ser sometidos. Este aporte a la democracia es fundamental. Un periodismo libre es señal de un Estado democrático”, aseveró el representante del Defensor del Pueblo.



SITUACIONES DE RIESGO
“Estamos en medio de balaceras como gasificaciones”

Los periodistas consideran que su trabajo los coloca muchas veces en situaciones de riesgo. Por ello, expresaron que en este Día del Periodista se debe pensar en normas que permitan resguardar a las familias.

“A veces pasa que estamos en medio de balaceras. Se escuchan las armas, vemos a los policías correr y nosotros nos encontramos en medio del problema esperando que no nos llegue una bala perdida”, comentó el periodista Miguel Manzaneda.

Sin embargo, otros profesionales explicaron que no es necesario estar en medio de conflictos violentos para ser amenazados. “Cuando sacamos a la luz hechos de corrupción que investigamos o temas delicados somos amenazados, nos dicen cosas que finalmente debemos ignorar, porque sabemos que es debido a que tocamos sus intereses”, agregó la periodista Escarley Pacheco.

Ante esta situación, los periodistas exigen mayor seguridad para su labor y normas que los protejan de manera integral a ellos y a sus familias. Muchos expresaron que temen que les ocurra algo a sus hijos, padres y cónyuges principalmente, antes que a ellos. Lamentaron que las averiguaciones por amenazas no avancen en la justicia.





SIN LÍMITES
“Pese a todo la pasión hace que sigamos trabajando”

Periodistas que se han visto amenazados o sufrido agresiones expresaron que en los momentos de crisis sus familias les han pedido abandonar la profesión. Sin embargo, como no se trata de dejarse amedrentar al final decidieron continuar “por el amor” y “la pasión” al periodismo.

“El trabajo del periodista no se valora, sufrimos, pero es el mejor oficio del mundo. Tenemos aventuras, conocemos todo tipo de lugares, personas e historias dan gusto contar. Tenemos mucho en que trabajar y por qué hacerlo. Me apasiona lo que hago”, comentó el periodista de ATB, José Miguel Manzaneda.

Asimismo, la Jefa de Prensa de la red ATB, Angélica Lazarte expresó que el periodista cada día debe plantearse dilemas éticos, sin embargo, aun así “ama su profesión”. Quienes la realizan deben estar enamorados de su oficio para poder ejercerlo de la mejor manera posible.

“El periodista debe respetar la vida, la intimidad. Es su responsabilidad buscar parte y contraparte. Debemos plantearnos dilemas éticos, en nuestras creencias que nos hacen sufrir demasiado muchas veces, pero qué lindo que es ser periodista. Cada día debemos plantearnos mil metas, el cielo es nuestro límite”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario