domingo, mayo 10, 2015

Tito de la Viña “El principal tesoro del periodista es la credibilidad y la ética”

Tito de la Viña es, sin duda, toda una institución del periodismo boliviano. Con más de 60 años de una intachable trayectoria, su voz es sinónimo de credibilidad, vocación, profesionalismo y entrega al mejor oficio del mundo, tal como afirmó Gabriel García Márquez.

Cada vez que conversamos con él nos alimentamos de su experiencia, de sus enseñanzas y de su mirada crítica. Hoy no fue la excepción. La Guía conversó con este grande del periodismo deportivo en la celebración del Día del Periodista Boliviano, que se recuerda este 10 de mayo, para que nos cuente qué le dio el periodismo y nos hable de cómo está hoy la actividad periodística en el país.

“El periodismo me ha dado todo, alegrías, tristezas, pero más satisfacciones. A través de estos años, encontré el contacto con otras generaciones; son tres generaciones las que estoy enlazando y en plena actividad con la radio, de manera que eso me enorgullece y satisface, he conocido mucha gente amiga, he viajado por el mundo, he conocido prácticamente toda Sudamérica, Europa y estuve en varios campeonatos, copas libertadores y copas del mundo. Tengo en mi récord 7 copas del mundo cubiertas directamente por radio y periódico y 6 indirectamente cubiertas por televisión, en total son 13 copas del mundo”, destaca don Tito, quien, entre otros galardones, ostenta el Premio Nacional de Periodismo, que le fue entregado el año 2008, el primero que recibió un periodista deportivo.

LG: ¿Cuál fue la fórmula para mantenerse vigente?

T: La fórmula ha sido siempre el empeño que uno pone para hacer bien las cosas, seguir adelante y, sobre todo, creo yo la pasión que siente uno por el micrófono y por la máquina de escribir antes y ahora la computadora. He abarcado radio, prensa y televisión y mucho más desde luego radio, pero en prensa también trabajé en La Nación en 1950, en Presencia 27 años y en (el periódico) Hoy en una columna que tiene más de 40 años que es “Desde la tribuna”, donde enfoqué con profundidad los temas deportivos del país y es la muestra más clara de que realmente estaba en lo cierto en lo que yo escribía.

LG: ¿El periodista nace o se hace?

T: Las dos cosas, creo que más nace, pero luego se va haciendo poco a poco. Yo he nacido porque me gustaba relatar partidos de tapitas, bolitas, etc. y he ido ascendiendo y después empecé a escribir, de manera que también me he hecho. Y quiero resaltar que nosotros, los periodistas de la generación anterior, que quedamos ya pocos, somos autodidactas, nos hemos formado nosotros mismos porque antes no había facultades de comunicación. La prueba es que yo estudié bioquímica, trabajé 35 años como laboratorista e hice un trabajo paralelo con prensa. Es importante que uno se aboque a lo que siente con pasión y en ambas profesiones he tenido éxito.

LG: ¿Cuál es el principal tesoro de un periodista?

T: El principal tesoro es la credibilidad y la ética. Lamentablemente en este momento hemos hecho un gran adelanto en materia de tecnología, que está a gran altura con Internet, las redes sociales, pero todo eso va en detrimento de la parte ética, o sea hemos avanzado en tecnología, pero hemos retrocedido en ética. Hoy el periodista no tiene mucha credibilidad, puede ser muy capaz, pero si no tiene credibilidad nada vale. La ética y el equilibrio es lo que vale.

LG: Y eso ¿a qué se debe?

T: A varios factores. La universidad no está cumpliendo su rol. Nosotros, los autodidactas, teníamos el sentido estricto de la ética, porque la ética es la valorización de los hechos humanos correctamente. Acá raramente se practica la ética de los valores, se practica la ética de los bienes y ¿qué es?: el egoísmo, la búsqueda de la felicidad a corto plazo, el fin justifica los medios y eso es terrible. Por ejemplo, en el campo deportivo, el apasionamiento, sensacionalismo, triunfalismo y falta de equilibrio están en contra de todo lo que debe hacer un periodista, no se debería desorientar y engañar con frases bonitas.

“NO HAY RENOVACIÓN DE VALORES”

LG: ¿Cómo ve al periodismo actualmente?

T: Está en bajada, no ha habido suficiente renovación de valores, la hay pero no llega a la altura de lo que antes se hacía. Voy a enumerar a grandes periodistas que han pasado y dejado huella, como Julio Borelli, Saúl Abdenur, Remberto Echavarría, Lorenzo Carri, Luis Lazarte, Arturo Siles, esa gente tenía pasión, rectitud, principios y valores.

Hoy el periodismo deportivo está encasillado en el género de entretenimiento, pero eso es una falacia. Se ha convertido en lo más masivo. Campeonatos del mundo, como la NBA, disputas de títulos mundiales y olimpiadas, acogen a millones de espectadores y mueven millones de dinero… de tal manera que hay una corrupción también.

EL DÍA DEL PERIODISTA HAY QUE CELEBRARLO DEFENDIENDO LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

LG: ¿Cuál es la mejor forma de celebrar el Día del Periodista?

T: Defendiendo la libertad de expresión y de prensa que está todavía en peligro. En los últimos años se ha atropellado mucho la libertad de expresión y la Asociación de Periodistas, a la cual pertenezco, está haciendo lo posible para mantener esa defensa, tenemos que agruparnos todos. Se ha dado con el último caso de su colega de EL DIARIO. Después se debe capacitar a la gente con seminarios, conferencias, charlas y debates que hacen mucha falta.

LG: ¿Qué mensaje les da a los periodistas en su día?

T: En nuestro día debemos sentirnos siempre unidos, es lo fundamental, la unión hace la fuerza y que nos capacitemos más. Y los que ya hemos llegado, mantengamos el nivel y los que van a llegar que procuren ascender con todo lo que tienen a su favor, que es la tecnología y lo que el mundo maravilloso ofrece en estas épocas. El periodismo nunca va a perder su función, que es la de orientar y ser el timón de la humanidad. Un gran saludo a las diferentes generaciones, a la mía, la intermedia y a la que viene, los periodistas tienen que cumplir una función con el país.

LG: ¿Qué se viene en la vida de don tito?

T: Estoy comentando en Radio Monumental con Deporte Total de Toto Arévalo y escribiendo, como de costumbre. Ya han salido 3 libros: Vivencias de medio siglo, Hechos y protagonistas, De copa en copa, y se viene el cuarto a fin de año.

“AHORA SE CONFUNDE EL TÉRMINO DE PERIODISTA CON EL DE COMUNICADOR”

En una anterior entrevista, Tito de la Viña decía que a los periodistas deportivos de ahora les hacía falta humildad. Ahora le consultamos si seguía pensando lo mismo, a lo que el experimentado hombre de prensa, radio y TV contestó: “Sí, cuanto más humilde es mejor porque estamos cerca de la gente, a la gente hay que mostrarse y convivir con ella y no de manera fatua”. “Ahora se confunde el término de periodista con el de comunicador y no es lo mismo. Llaman periodistas a gente de la televisión y no es así. El periodismo es otra cosa, es más meticuloso, profundo y emprendedor, es dar soluciones para el país. Las caras bonitas de televisión son otra cosa”, sostuvo.

LG: ¿Hay muchos periodistas deportivos que son hinchas a la vez?

T: Sí y no se puede ser parte y juez a la vez. Hay muchos, no puedo dar nombres por cuestión de ética, pero la gente se encarga de eso. No se puede ser hincha porque para eso está el hincha que alienta y tampoco el dirigente puede ser hincha, porque se va al otro extremo y no tiene autocrítica y ahí se falla en todos los deportes.

LG: ¿Tres consejos para ejercer con idoneidad el periodismo?

T: Primero, tener vocación; segundo, cumplir con todos los requisitos que la ética indica y tercero, tener capacidad.ç

No hay comentarios:

Publicar un comentario