miércoles, septiembre 16, 2015

Ian Vega arrollador se esconde un hombre talentoso, tímido, amante de su trabajo y enamorado de su novia

Detrás de ese Ian Vega arrollador se esconde un hombre talentoso, tímido, amante de su trabajo y enamorado de su novia, Alejandra Levín.

Es inevitable charlar con el presentador de la revista "Levántate Bolivia" y no parar de reír, conversa de todo y no calla nada. Posee una figura delgada, rostro risueño y una voz que hace pensar que es un adolescente. Confiesa que su trabajo en Chaplin es su medio de vivir, que está a punto de convertirse en ingeniero comercial y que cuenta con poco tiempo para descansar.

Su hora de dormir es pasada la media noche y a las 5:30 ya está en Cadena A para presentar la revista, a esto se suma el programa "Ojo al Piojo" y los fines de semana "Clase A". No cabe duda que su pasión por el trabajo, espontaneidad y talento lo han llevado a ser conocido y querido por los cruceños.

¿Cómo es que llega a ser parte de Cadena A?
I.V.: Fui de parte de Chaplin Show a realizar una nota y eso bastó para que me inviten a formar parte de Cadena A.

Cuando no está en la televisión y en el escenario ¿a qué se dedica?
I.V.: Estoy haciendo mi examen de grado de la carrera de Ingeniería Comercial.

¿Las personas lo reconocen en las calles?
I.V.: Me gusta mucho que me saluden, pero le cuento que soy un poco tímido, me da un poco de vergüenza. Me gusta y es bonito que te quieran las personas.

¿El Ian de la televisión es igual de divertido detrás de cámaras?
I.V.: Soy peor todavía, soy complicado (risas). Aunque mi novia dice que soy aburrido.

Lo vemos a menudo con Oliver Montoya, ¿Cómo se llevan?
I.V.: Para mí Oliver es mi yunta del teatro, hacemos una buena dupla en el escenario. Fuera del escenario somos muy buenos amigos, estamos aprendiendo muchas cosas juntos. Prácticamente nos vemos todos los días y hablamos por teléfono siempre.

¿Cuál es la clave de su éxito?
I.V.: Se debe mantener las ganas de cuidar el trabajo, no hay que confiarse nunca en que uno es indispensable o importante. En el momento que uno se confía comienzan las falencias.

Hay muchas personas que se confían, por eso que siempre se debe empezar con el entusiasmo del primer día.

¿Por ser flaco no sufrió de bullying?
I.V.: Le cuento que no, porque siempre he tenido una gran personalidad y eso me ha ayudado. He estado en muchos colegios y en varias ciudades porque mi papá se dedica a la hotelería, así que viajábamos mucho.

Ahora las personas que trabajan en la televisión se dedican a su físico, van al gimnasio y todo eso, yo estoy bien así, flaquito.

¿Ya piensa en casarse?
I.V.: Estoy enamorando con mi novia hace cuatro años y los dos siempre miramos para adelante. Ella es sin duda un cable a la tierra, ya que mi profesión es muy complicada en cuestión de horarios.

El teatro es por las noches y muchas veces no compartimos las horas más importantes, pero ella siempre me acompaña. Por ahora estamos planificándonos un poco, con ganas de tener un departamento. Todo irá paso a paso.

Su trabajo es complicado por los horarios, ¿Cómo hace para estar con las pilas cargadas?
I.V.: Como soy hiperactivo no me cuesta mucho. Salgo tarde de Chaplín y empiezo temprano la revista, algún día me voy a topar conmigo mismo. Siempre soy el último en llegar al trabajo, pero he descubierto una cosa maravillosa que se llama siesta, después de comer sí o sí duermo como si fueran las tres de la mañana.

¿Qué pasa si lo despiertan?
I.V.: Yo siempre estoy listo para la guerra, si toca despertarme lo hago, muchas veces me llaman del trabajo o la familia y despierto.

¿A quién le falta por imitar?
I.V.: Para mí la imitación es algo muy entretenido. Soy muy fanático del artista argentino Martín Bossi, lo he ido a ver a Buenos Aires y hasta lo sigo por televisión. A mí también me gusta cantar, ya he imitado a Juan Luis Guerra y hasta a Pedro García, una vez me llevaron a su programa y estuvimos frente a frente, se cortó el cabello y se acabaron las imitaciones. Pero me gustaría imitar a todo mundo, tengo pendiente a Julio Iglesias y por el parecido que tengo a Luis Miguel (risas). Cada personaje es un verdadero desafío.

'Las personas que trabajan en televisión van al gimnasio, hacen dieta y todo aquello, yo estoy bien así de flaquito'

No hay comentarios:

Publicar un comentario