domingo, febrero 14, 2016

Héctor Uriarte “Creo que soy ecléctico y la gente me conoce”

El carisma no se improvisa y Héctor Uriarte tiene de sobra. Con mucha dedicación el joven periodista en estos seis años de carrera se ha ganado el cariño y respeto del público, que lo sigue día a día en las pantallas de Bolivisión.

“Me dejaron ser quien soy en Bolivisión y eso es lo que me encanta, me dan mi lugar y me apoyan en todos los aspectos”, menciona el alegre y locuaz conductor, quien en su corta trayectoria también saltó al teatro y la radio.

Agradecido con Dios por las oportunidades que puso en su camino, Héctor afirma en la entrevista que sostuvo con La Guía: “Realmente estoy viviendo una de las mejores épocas de mi carrera”.

Uriarte empezó su trabajo en los medios el año 2005 en Televisión Universitaria, en un programa juvenil que se llamaba “No Pares”. “Fue por casualidad, cuando estaba en el “cole” todavía”, recuerda.

Al salir del colegio, volvió a Canal 13 haciendo cámaras y luego como periodista el año 2008. “Posteriormente me invitan a Televisión Boliviana, fui a hacer un casting y me dijeron ven a presentar noticias y no acepté, tenía un viaje a Brasil y muchas cosas planeadas. Viajo y vuelvo nuevamente a Televisión Universitaria, haciendo prensa y presentando la revista universitaria. A eso ya vivía solo, vivo solo desde mis 18 años y cuando salí del colegio tenía que buscar trabajo y empecé a dejar mi currículo. Un día fui a Católica Televisión y no me recibieron. Fui tocando puertas y dije: “Dios mío, necesito trabajo, no soy católico ni cristiano, pero creo mucho en Dios”.

El 2009 dejé Canal 13 porque eran pasantías, toqué varias puertas, hasta que llegué a Bolivisión y dije: “Wauu, semejante canal, oré mucho y le pedí a Dios que me abriera las puertas y fue tan lindo que dejé mi currículum un lunes y el martes me llamó el entonces jefe de prensa César del Castillo y me dijo: “Estamos buscando un reemplazo” y dije síííí…

LG: ¿TE ACUERDAS LA FECHA DE TU DEBUT?

H: ¡Claro! el 17 de mayo del 2010. Entré a trabajar nervioso, era reemplazo por dos meses, estaba como periodista y justo dos días antes de irme del canal me arrodillé y le dije a Dios: “Sabes que necesito trabajar, por favor ayúdame”. Y me acuerdo que después de haber orado súper temprano, llego al canal y justo renunció una periodista y me quedé. Me dieron el ítem y paulatinamente me dijeron que haga unidades móviles (…), las coordinaba, producía y presentaba para los tres informativos.

Posteriormente me llega la invitación para ser presentador, pero querían que haga casting (sonríe) y bueno, hice y me aceptaron, me dijeron: “Héctor vas a ser presentador”, ¡he saltado de dos patas! Comencé haciendo espectáculos, era creo el primer chico que hacía espectáculos.

Al principio el formato del canal era un poco serio, pero yo decía como que quiero bailar, hacer otras cosas y me metía a un lado, al otro lado y como que me ajustaron un poquito las tuercas, ¿no? (sonríe).

LG: ¿QUÉ TIEMPO ESTÁS EN LA REVISTA AL DÍA?

H: Unos tres años, yo entré con los cambios. La revista es mi casa, es mi vida, es uno de mis más grandes logros, mis alegrías, mis tropiezos, amo Bolivisión.

LG: ¿QUÉ ES LO QUE BUSCAS CON TU TRABAJO?

H: Desde que era niño siempre quise ayudar a la gente, decía: ¿Por qué no los pueden ayudar?, si yo estuviese en una revista, ayudaría a la gente y Dios como es tan sabio, que me ha puesto en un medio de comunicación que sí ayuda a la población. A partir de ese momento me siento feliz. Cuando colaboras, dices acá está la respuesta, es una satisfacción muy grande.

LG: TE VEMOS RELAJADO EN LA MAÑANA Y SERIO EN LA NOCHE, ¿CÓMO TRATAS DE QUE TU CREDIBILIDAD NO SE VEA QUEBRADA?

H: Creo que soy ecléctico y la gente me conoce. Me muestro tal cual soy, la credibilidad te la vas ganando y eso es algo que a mí me ha costado mucho. La gente sabe que soy sencillo, que cuando les doy una noticia alegre la van a disfrutar y cuando les doy una noticia seria la van a comprender, entonces creo que la credibilidad que yo he planteado es ser tal como eres.

LG: ERES UN TALENTO QUE POCO A POCO SE ABRE CAMINO, ¿QUÉ RESALTAS Y CRITICAS DE LA NUEVA GENERACIÓN DE PERIODISTAS?

H: Creo que a raíz de que Bolivisión empezó con un periodismo social y un poco más abierto a la gente los chicos se han identificado mucho porque te dicen: “Yo quiero hacer lo que ustedes hacen”. Y como que muchos tratan de ver incluso un modelo de periodista y de presentador y me alegra que sea gente de mi canal. Y ¿cuál es la parte que criticaría? Mmm, creo que muchos llegan a la universidad y como que recién empiezan a incorporarse a su carrera y no debería ser así. Deberían aprender desde que están en colegio, ponerle pilas e ir interiorizándose porque va a ser algo que les va a servir toda la vida.

LG: ¿QUE NOTICIA TE GUSTARÍA DAR?

H: Qué pregunta más difícil, yo creo que una noticia que diga: “Señoras y señores, no hay pobreza, no hay enfermedades”, una noticia que abarque todo eso. Me encantaría dar así una noticia, donde se diga que todo está tranquilo y hay paz.

LG: SI TÚ FUESES EL PERIODISTA, ¿QUÉ LE PREGUNTARÍAS A HÉCTOR?

H: Le preguntaría: ¿Cuál ha sido el momento más difícil de tu carrera? A lo que respondería: “Cuando un niño tiene pocos días de vida y te dice ¿puedo conocerlo al Kiko?… lo conoce y a la semana se muere.

“Me falta controlar mis emociones”

La actuación es otra de las pasiones del periodista de Bolivisión. “A mi madre le encandiló el teatro, cuando yo estaba en su panza me leía Mafalda, Quino, ella fue la que me motivó”, cuenta.

Van casi tres años que Héctor participa en distintas propuestas escénicas. “Hace un par de años me invitó Biafra Saavedra a ser parte de su elenco, hicimos dos obras: Lágrimas de dolor, donde hacía del típico muchacho que sufría y se enamora de la chica que tiene dinero, era un personaje espectacular. Pero le dije a Biafra que en la próxima obra me dé un papel de malo (sonríe) e hicimos 21 de agosto, amores que matan. Era sobre el acoso sexual en los colegios y a mí me hizo ser el profesor acosador y, bueno, yo quería ser de malo, no de profesor acosador (sonríe)”, indica.

El subir a las tablas “saben… es lindo, me acuerdo que entraba al escenario en uno de los actos, la gente gritaba y yo me reía porque me ponía nervioso (sonríe). Creo que hacer televisión y estar en un escenario es difícil. Cuando estás en televisión tienes una cámara y sabes que te está mirando mucha gente, pero cuando estás en un escenario la respuesta de la gente es inmediata, entonces creo que todavía me falta controlar mis emociones porque me pongo rojo cuando pasan esas cosas”, agrega Uriarte, al adelantar que para septiembre de este año tiene pensado armar algunas obras, pero de manera independiente.

“Estoy bajo el abrigo de Dios”

Héctor Miguel Uriarte Ibarra nació el 28 de septiembre en La Paz. Estudió comunicación en la Universidad Mayor de San Andrés, es hincha del Tigre. Le encanta cantar. “Algo de Melendi, La quinta estación, Alejandro Fernández”, dice.

Es un muchacho que ama la vida y que cree en Dios sobre todas las cosas. De su personalidad resalta que es tal cual y se autocritica que a veces es flojo, porque tiene una vida ajetreada y sólo quiere dormir.

Su simpático apodo es “Goloso”. “Me encanta la familia Peluche y la expresión que tiene Ludovico cuando le habla a su esposa “golosa”, entonces cuando llegué al canal todo era goloso, golosa y como que se me quedó y hasta en la calle es… ¡cómo es goloso!”, expresa sonriente.

Confiesa entre sonrisas que le hace renegar a su mamá y que es terco.

Su mayor sueño es trabajar en Univisión. “Le estoy pidiendo a Dios que me lleve, me encanta mucho la televisión internacional, me imagino en una revista como Un nuevo día de Univisión o en Hoy del Canal de las Estrellas”, manifiesta.

LG: ¿QUIERES AGREGAR ALGO?

H: Sí, que amo a mi hermano Juan Mateo, es la razón de mi vida y aprovecho la oportunidad para agradecerle a mi madre, Susi Uriarte, porque se ha esforzado mucho por mí. También siempre he recibido el apoyo de mi abuela Eva Montenegro, de mi familia, me aceptan y creo que realmente estoy viviendo una de las mejores épocas de mi carrera. Tengo amor, una persona que me respeta, valora, ama y apoya. Tengo una familia espectacular, salud por sobre todas las cosas, y lo más importante es que creo que estoy bajo el abrigo de Dios.

Su simpatía también llegó a la radio

Desde hace dos años, Héctor Uriarte también hace radio. Su paso por Éxito, Láser y Compañera le sumaron maravillosas experiencias y grandes satisfacciones.

Actualmente conduce en la Doble 8 el programa “Doblemente” junto a Marilyn Aguilar y Bruno Ovando. El espacio radial se emite de lunes a viernes, de 14:30 a 17:30 horas.

“Es una revista informativa, un poquito light, de entretenimiento, noticias, de todo un poco (sonríe)”, menciona Héctor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario