martes, junio 14, 2016

De la redacción a las trincheras del Chaco

En la sala de redacción de LA PATRIA, como todos los días, estaban los periodistas en 1932 procesando la información para que al día siguiente la ciudadanía esté informada. Ese grupo de periodistas muchos fundadores del Subdecano de la Prensa Nacional, nunca imaginó que su destino cambiaría, en algunos casos el camino de la vida se convertiría en la muerte.

Había estallado la Guerra del Chaco, era junio de 1932. Bolivia en un afán de defensa tomó varios fortines paraguayos. Pero, la contienda no se haría sola o con la participación del Ejército, se necesitaría del concurso de toda la población, adultos, jóvenes y en algunos casos niños que se enrolaron para defender la Patria.

Un día, los periodistas de LA PATRIA escucharon el llamado de reclutamiento y sin pensarlo dos veces se enrolaron con el objetivo de inmolar sus vidas por una causa. Ese grupo estuvo integrado por: Eduardo Ocampo Moscoso, Ernesto Vaca Guzmán, Enrique Zeballos Antezana, Rafael Ulises Peláez, Remberto Capriles Rico, Casto Quezada Palma, Agustín Rengel Galleguillos, Jorge Salinas y Luis Mendizábal Santa Cruz.

El día de su partida al campo de batalla se escribió: "Ahora son otros muchachos más que se van. Eduardo Ocampo Moscoso, con cuyas inquietudes nos habituamos tanto, y cuya vigorosa labor amerita toda ponderación, viaja hoy al Sudeste. Como antes su puesto del deber estaba en la redacción, hoy, lo sabe él que su puesto está en el Chaco. Y va alegre y comprensivo siempre, a cumplir su deber allí también".

Ocampo participó en la batalla del fortín Nanawa como varios de los periodistas mencionados. Al retorno, asumió la jefatura de redacción y luego la dirección de LA PATRIA. Tuvo una formación cultural humanista, producida, además de la prosa para el periódico, sugeridores ensayos críticos y bellos trabajos de ficción.

Ernesto Vaca Guzmán sostenía una columna de cáustico humorismo bajo el pseudónimo de "Geo Bernard Chop". También le decían el buen "fiero" destacado en todas las lides del pensamiento. Llevó a la guerra su espíritu inmenso, la realidad de su humorismo. En su época fue considerado como el más sacrificado de los periodistas y escritores jóvenes. En el cuartel se hizo de buenos compañeros y admiradores por su inquietud y su temperamento juguetón. Escribió la novela "México al Aire".

Rafael Ulises Peláez, fue profesor de inglés además de ser periodista, publicaba cuentos de sabor lugareño y dominicales glosas a la letra de las cuecas, a manera de acuarelas literarias en breves horas de bohemia. Fue el cronista dilecto y novelista, luego de la guerra dirigió LA PATRIA.

Enrique Zeballos Antezana también se enroló al Ejército, fue un aguerrido periodista, firme en sus convicciones, audaz y valiente. Recibió tres heridas de bala, situación que le hizo ganar una condecoración en la línea de fuego de la Guerra del Chaco.

Casto Quezada Palma, antes de la contienda fue director del matutino orureño. Su vida se vio cortada al encontrar la muerte en el campo de batalla en Nanawa. Él tenía la columna "Nimiedades" y firmaba con el sello del "Licenciado Vidriera", tenía un estilo único para el humor.

Agustín Rengel Galleguillos también ofrendó su existencia a la Patria, murió en Nanawa, era estudiante de ingeniería y antes de la contienda un periodista avezado y jefe de la sección deportiva.

Jorge Salinas era ingeniero, pero trabajaba en LA PATRIA, fue director después de la campaña del Chaco. Durante la guerra fue herido en el campo de batalla.

Remberto Capriles Rico era considerado inquieto, muy inteligente y un redactor oportuno. No se tiene mayores referencias de él. Finalmente, de los registros de la historia se conoció que Luis Mendizábal Santa Cruz, insigne poeta orureño, periodista y escritor, asistió a la contienda y regresó herido de bala. En la estación Central fue recibido por una multitud de paisanos, quienes le rindieron un sentido homenaje. Se convirtió en director de LA PATRIA en 1938.

Don Enrique Miralles Bonecarrere escribió en alguna oportunidad: "Aquellos periodistas que dinamizaban las páginas del diario orureño, en lugar de la pluma empuñaban el fusil para defender la heredad boliviana de la agresión extranjera".



Referencias

Bibliográficas:

- Cárdenas Elvira. "Oruro en la Guerra del Chaco"

- Mesa Carlos. "Historia de Bolivia"

- LA PATRIA. "Testimonio y Defensa de un Pueblo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada