martes, junio 14, 2016

Hay duelo departamental y municipal por la partida de don Pedro



Un sol tibio apareció en el cielo cruceño para despedir al maestro del periodismo, para arropar a los familiares de don Pedro Rivero Mercado, a los periodistas de todo el país y a los bolivianos que se han quedado sin el último patriarca del conocimiento que se fue de este mundo, a las 0:50 de la madrugada de ayer.

El último adiós a este periodista de renombre será hoy, con una misa de cuerpo presente a las 10:00 en la sala Manantial del salón velatorio de Las Misiones y el posterior traslado de sus restos mortales al Cementerio Norte, ubicado en la avenida Alemania, entre cuarto y quinto anillo.

Don Pedro falleció a sus 84 años, los pésames y honores no se hicieron esperar, como una especie de llanto contenido para aliviar el dolor por la partida de un hombre que desde el periodismo y la dirección de EL DEBER luchó por la democracia y la justicia.

A las 9:38 del lunes, el presidente Evo Morales manifestó sus condolencias en su cuenta de Twitter: “Expresamos nuestro pésame por la pérdida del Sr. Pedro Rivero, director del diario EL DEBER. Bolivia sentirá su ausencia”.

A las 10:32, el gobernador del departamento, Rubén Costas, también en su cuenta de Twitter, dijo: “Don Pedro Rivero Mercado, un patricio cruceño y para siempre un referente del periodismo boliviano”.

Poco después, el gobernador llegó hasta el centro velatorio Las Misiones, donde está instalada la capilla ardiente. De su viva voz leyó a los familiares el decreto departamental 234, mediante el cual se declara duelo departamental por dos días hábiles continuos, sin suspensión de actividades, en memoria del notable cruceño Don Pedro Rivero Mercado, y se ordena el izamiento de la bandera cruceña con un crespón negro en todas las oficinas públicas dependientes del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz.

El salón Génesis recibió el féretro de don Pedro al mediodía, cuando su eterna compañera, doña Rosa Jordán, sus cinco hijos, sus nietos, otros parientes, amigos cercanos, canillitas, periodistas y varias autoridades habían llegado con el rostro compungido, con la voz quebrada, con la incredulidad a cuestas de que don Pedro ya no estaba para arropar a la sociedad con su voz potente y con su pluma sabia.

Doña Rosa dijo que iba a recordar a su esposo como lo que fue: “Un hombre bueno, que lo dio todo y que sobre todo tuvo mucha fe en Dios. Su vida para mí ha sido llena de generosidad, de triunfos y de un hombre que realmente se ganó el cariño de su pueblo”.

El padre Juan llegó en la tarde para elevar una oración por don Pedro. Dijo que cada día estuvo en la clínica para hacer una oración. Poco antes, cuando aún no eran las 16:00, el alcalde Percy Fernández estaba frente a la capilla ardiente, después de hacer, mediante una ley municipal, un homenaje póstumo a don Pedro:
En ese documento pone énfasis en que marcó un hito en la historia del periodismo y la literatura de Bolivia, acreedor a numerosos premios.

Percy Fernández declaró duelo en el municipio de Santa Cruz por siete días sin suspensión de actividades, también ha instruido el embanderamiento, con la bandera cruceña a media asta y con un crespón negro en los edificios públicos y privados mientras dure el duelo declarado.

Pedro Rivero Jordán, hijo de don Pedro y director ejecutivo de EL DEBER, con la voz quebrada dijo: “Mi padre se forjó un lugar en su comunidad cruceña y nacional y se han cumplido los designios en su vida, y pues, como familia lo sentimos, estamos muy acongojados, pero el luchador se ha tomado un respiro, está descansando. Nosotros estamos pronto a seguir el camino que él nos ha legado”.

El presidente del comité pro Santa Cruz, Róger Montenegro, también llegó a rendirle un tributo.

Escritores, políticos y empresarios de Tarija lamentaron el fallecimiento de don Pedro. El presidente de la Asociación de Escritores, René Aguilera, dijo que Rivero Mercado no solo fue un forjador de periodistas, sino también un personaje altruista y comprometido con el desarrollo de Santa Cruz.

Así, el mundo del periodismo, de las letras, de profesionales y de la sociedad en general hacen un alto en sus vidas para despedir al patriarca de EL DEBER

No hay comentarios:

Publicar un comentario