lunes, junio 13, 2016

LA TELEVISIÓN, DEL ERROR AL TERROR

Los tiempos

Del error al terror! Mientras unos bailan, otros modelan y el resto cocina, se me ocurre cambiar al canal 7 (BTV), medio de comunicación estatal (que parece del gobierno), diferencia poco sutil, por cierto.

Qué manera de despertar a un nuevo día: con un “periodista” que merece nuestra compasión haciendo un programa cuyo nombre completo no recuerdo pero que en su segunda parte lleva “…Ideología en movimiento”.

En esta competencia de disparates mediáticos no es difícil comprender cómo es que las redes sociales se han apropiado de la preferencia ciudadana tanto para informarse y construir opinión pública como para entretenerse.

Dicen que el discurso de la izquierda siempre ha sido más seductor que el de la derecha… seguro, pero sin duda prefiero ver a entusiastas y bien recargados (por las pilas que dicen que tienen y porque saludan a gritos) animadores de TV a un pseudoperiodista en franca campaña política partidaria.

Mientras los periodistas “derechosos” (como denomina el periodista de la compasión a los que no piensan como él y el gobierno) bailan, modelan y cocinan en los programas mañaneros, los del canal estatal (que parecen del gobierno), procesan y difunden ideología…y en movimiento, como señalan.

¿En qué consiste esta ideología en movimiento? Es un programa con apariencia de informativo con notas de prensa con apariencia de informativas en el que el “periodista” aparenta preguntar pero que en realidad orienta la respuesta del interlocutor que encuentra el terreno fértil para exponer y desarrollar el único discurso. Es un programa hecho para divulgar un único discurso, ese que se establece entre gallos y medianoche; discurso que se distribuye en forma de pasquín secreto y vulgar que llega a Ministerios, Gobernaciones, Alcaldías, oficinas públicas y medios de comunicación estatales (que parecen del gobierno) con olor a tinta fresca, trasnochada cuyo sobre cerrado dice: Encargo urgente, última consigna.

¿Qué dice, qué dicta ese acuerdo? Mentira…”todo es mentira”. ¿Cómo se aplica? acusando a los derechosos de querer “desestabilizar la gestión del hermano Evo usando la mentira”. ¿Cómo se remata? Demostrando que ante la mentira, incluso, han salido vencedores. ¿Cómo se ejecuta el remate? “La mentira tiene patas cortas”. El entrecomillado explica que se trata de frases textuales; frases hechas y consensuadas a ser repetidas por distintos voceros estratégicamente distribuidos por todo el “territorio plurinacional”.

Y entra en escena el Vicepresidente y dice que todo fue una mentira; entra a continuación el Gobernador de Cochabamba y dice que todo es una mentira; entra el cocalero Loza y también dice que todo es una mentira. Remata el “periodista” asegurando que los derechosos mienten y que como la mentira tiene patas cortas, el cuento se acabó. Es decir, además de tratar de convencer que todo fue una mentira, deciden poner punto final al tema, victimizándose.

Mientras esto ocurre en los medios estatales (que parecen del gobierno), muchos medios “derechosos” farandulean, banalizan y satanizan la realidad: el discurso se reparte entre joda y tradición (hasta construyen fe dando amplia cobertura al finado Gunnar Mamani que resultó ser una especie de santo); y la tragedia y miseria humana en el que el viejo Metropolicial es un chiste contado por niños bobos: Equilibrio perfecto para mantener entretenida a la masa mientras el pseudoperiodismo de los medios estatales (que parecen del gobierno), divulgan consignas que van en serio.

Así, del error al terror, es un despertar que sacude hasta la estética y como a mí no me gusta oficiar de masoquista, me veo obligada a cambiar de canal. TVN de Chile muestra a Bachelet demandando al gobierno boliviano por las aguas del Silala. ¡Qué mala suerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada