miércoles, junio 22, 2016

Por amenazas del Gobierno Cuatro periodistas piden presencia de un relator especial de las NNUU

Cuatro periodistas que fueron amenazados por el Gobierno y acusados de “sedición” y de ser parte de un supuesto “cártel de la mentira” presentaron a las NNUU el pedido de que visite el país un relator especial de esa organización para establecer cuál es la situación del periodismo boliviano en la actualidad.

Los directores del diario Página Siete y de la Agencia de Noticias Fides, Juan Carlos Salazar y Sergio Montes, y los periodistas Andrés Gómez y Raúl Peñaranda, todos ellos mencionados por el ministro Juan Ramón Quintana en su alocución del 19 de mayo, en el Legislativo boliviano, se apersonaron a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las NNUU en La Paz.

Los cuatro periodistas se reunieron el lunes por la tarde y noche con el representante en Bolivia de dicho institución, Denis Racicot, y con los jefes de las distintas unidades de esa oficina en Bolivia, Xavier Mena, Rocío García, Vilma Romero y Jennifer Guachalla.

En la reunión, los afectados entregaron una carta en la que se pide que un Relator Especial visite el país para comprobar en terreno las acciones de acoso, amedrentamiento, intimidación y presiones varias que ejerce el Gobierno contra periodistas independientes bolivianos.

Expusieron que el ministro Quintana dijo ante el Legislativo que cuatro medios de comunicación (El Deber, Página Siete, ANF y Erbol) y cuatro periodistas (Gómez, Peñaranda, Amalia Pando y Carlos Valverde) conforman el supuesto “cártel de la mentira”. Los representantes de esos medios rechazaron de plano las acusaciones y denunciaron que se trata de una estrategia de las autoridades tendente a acallar a los medios y eternizarse en el poder.

La extensa carta entregada al representante de las Naciones Unidas, detalla las amenazas vertidas por Quintana en mayo pasado, pero también rememora otros eventos de los últimos años, en los que distintas autoridades han lanzados agravios, intimidaciones y amenazas contra periodistas y medios de comunicación, aparte de otros mecanismos usados por las autoridades para acallar a los medios independientes, como el veto de la publicidad estatal, el acoso de entidades estatales como Impuestos Nacionales, Ministerio de Trabajo y otras, la compra de medios mediante empresarios cercanos al Gobierno y otros.

Durante la reunión, tanto Racicot como los cuatro jefes de unidades de su oficina dieron una amplia explicación de cómo trabajan los relatores especiales, dieron fotocopias del perfil biográfico del actual relator sobre libertad de expresión, David Kaye, e informaron que el Gobierno Nacional es el que debe dar una fecha para su llegada.

Entre las atribuciones de un Relator Especial están “reunir la información pertinente sobre las violaciones del derecho a la libertad de opinión y de expresión, la discriminación, las amenazas o el uso de la violencia, el hostigamiento, la persecución o la intimidación contra personas que traten de ejercer o promover el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión, en particular, como cuestión de alta prioridad, contra periodistas”, asegura el portal web del Alto Comisionado.

Racicot dijo también que es preocupación de su oficina las presiones ejercidas contra la libertad de expresión en Bolivia y otros derechos democráticos y mencionó una reciente declaración pública emitida sobre las irregularidades cometidas en la detención del abogado Eduardo León, que atendió por un par de meses el caso de la expareja del presidente Evo Morales.

Valverde y Pando, además de Roxana Lizárraga, que trabaja con esta última en la radio Líder de La Paz, presentaron un día antes un pedido de Medidas Cautelares ante la CIDH, que pertenece a la OEA. Pando dijo sentirse “amenazada” y denunció que el Ministerio Público y el Órgano Judicial están sometidos a los intereses del Gobierno.

Tras la arremetida de Quintana, otras autoridades han emitido otras formas de acoso contra los medios. El vicepresidente García atacó a medios independientes y periodistas en dos ocasiones, y advirtió que los “metería presos” y en una lo hizo el presidente Evo Morales. El exministro de Gobierno, Hugo Moldiz, parafraseando a un intelectual boliviano, llamó “perros” a los periodistas mencionados por el ministro Quintana. (ANF)

No hay comentarios:

Publicar un comentario