martes, junio 14, 2016

Réquiem para uno de los modernizadores del periodismo escrito del país



Cuando empezó en el oficio, los periódicos de Santa Cruz eran chicos. Así lo recuerdan colegas como Humberto Vacaflor, de su época. Una época de diarios pequeños, hechos artesanalmente, página por página. Joven estudiante de Derecho, seducido por el fuego de la noticia caliente y por el hábito, casi ascético, de la lectura (Marcelo Rivero, su hermano, cuenta que leía en dos horarios diarios religiosamente, como si de eso dependiera la continuidad del tiempo), su propio testimonio ubica sus primeras colaboraciones periodísticas a principios de la década de 1950; en 1953, ya como editor en el floreciente EL DEBER (ver la entrevista Una vida forjada letra por letra, 14/5/2000, EL DEBER) que fundó Lucas Saucedo Sevilla, cuya conducción no asumiría hasta 1965. Cuando el periódico paceño Presencia era el coloso de los diarios de Bolivia, cuando los reporteros eran abogados o políticos, cuando las notas se redactaban por decenas a diario y cada una con una sola fuente. Fue entonces, más de 60 años atrás, cuando Pedro Rivero Mercado, jovencito, sin plata, al lado de Rosa Jordán, su compañera, abrazó la pasión de su vida.

Cuando los periódicos de Santa Cruz eran chicos. Muy chicos.

Las notas de una despedida
Hoy es otro tiempo. Es 2016. El periodismo es internet, multimedia, crónica. Y EL DEBER, sin discusión, es el diario de circulación de mayor tiraje del país; es la casa del campeón del periodismo iberoamericano, Roberto Navia, ganador del Premio Ortega y Gasset, de España, en 2007, y del Rey de España, en 2015; es una de las sedes del periodismo narrativo latinoamericano desde la creación del Premio Nacional de Crónica Pedro Rivero Mercado, creado con fondos de su propio mentor, que también quiso becar a reporteros de toda Bolivia que quieren capacitarse; es una de las plataformas de noticias web más visitadas de Bolivia. Es todo eso, pero es también la casa donde el Réquiem de Mozart nunca ha sonado más precisa, como si el prodigio austriaco hubiese escrito para hoy, que Pedro Rivero Mercado se ha ido, como hace el reportero cansado que sabe que ya cerró sin defectos su edición.

EL DEBER ya no es un diario chico, ni solo se ha enfocado en sí mismo. En los 51 años que Rivero Mercado ocupó el puesto de director, este diario, forma de ganarse el pan del día para una familia de cinco hijos, ha sido también un instrumento para encaminar una nueva visión de periodismo, en forma y fondo.

“Estaba lejos de mi ideología, pero bajo su batuta escribimos todos sin recortes. Y eso en prensa es un gran mérito. Se va un grande de la prensa”, escribió Yoss Olmos, comunicadora que compartió trabajo con Rivero.

Jorge Arancibia lo recuerda como un reformador. “Yo era joven. Él me invitó de reemplazante y cuando debía irme me dijo que le gustaría que me quede, que este era un diario pobre, pero de principios”. Arancibia llegó más de 33 años atrás. Él vio cómo Rivero modernizó los sistemas de trabajo con imprentas nuevas a partir de 1982, con la computadora en lugar de las máquinas de escribir siete años más tarde; “él fue exigente con informar con contraparte, con distintas miradas. Antes no se hacía eso con obligación. Si se hacía una nota de despidos que ordenaron unos empresarios, por ejemplo, por instrucción de él se debía registrar la opinión de los obreros”. Modo de trabajo moderno en el mundo, que se convirtió en norma. Luego se crearon suplementos especializados.

Después vinieron las inversiones modernizadoras de los 90. Cada vez más de la mano de los hijos. Visto ahora, quizás esto no es una despedida. Quizás solo es el elegante cierre de un ciclo

Algunos reconocimientos

- Condecorado. El Gobierno le dio la máxima condecoración, Medalla El Cóndor de Los Andes. (21/02/87).

- Reconocimiento. El Colegio Departamental de Comunicadores de Santa Cruz, le otorga el Premio Nacional de Periodismo “Oscar Zambrano 1996”.

- Cultura. El Gobierno de la República de Bolivia le confiere el Premio Nacional de Cultura 1996, en reconocimiento a su destacado aporte al desarrollo de la cultura boliviana.(20/12/1996).

- En Francia. Club de Leones D’ery-Francia-por sus excepcionales valores humanitarios prestados a Francia (16 de junio 2006).

- Gobierno español. Cooperación Española Orden el Sacer-Medalla de Oro Cruz del Sacer (julio de 2009).

- Defensor de la Libertad de Expresión. Asociación Nacional de la Prensa, Premio Libertad 2010 (6/5/10).

- Distinción. Medalla Once de Oro, otorgada por Canal 11 Televisión Universitaria, en acto especial realizado el 17 de diciembre de 2010, a las personalidades destacadas.

- Galardón. Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia – Reconocimiento como Profesional Meritorio del Estado Plurinacional de Bolivia - Medalla Honor al Mérito. Noviembre de 2011.


No hay comentarios:

Publicar un comentario