jueves, julio 28, 2016

Vacaflor cree que el Presidente quiere ajustar cuentas y sepultar la Ley de Imprenta

El ganador del premio Libertad 2016, Humberto Vacaflor, considera con el proceso que el presidente Evo Morales le inició en la vía ordinaria, busca sepultar la Ley de Imprenta y, de paso, ajustar cuentas antes de terminar su mandato el 2019.

"Lo que yo veo es que se trata de una acción más dirigida a sepultar la Ley de Imprenta", dijo Vacaflor en contacto con ANF.

El presidente Evo Morales le inició un proceso a Vacaflor por calumnias e injurias pues considera que el periodista lo acusó de haber ordenado a los cocaleros que mataran a los esposos Andrade el año 2.000, en el Chapare.

"Yo me voy a presentar el 3 de agosto y voy a pedir que se traslade a la Ley de Imprenta, como Premio Libertad de este año, no puedo actuar de una manera indigna", señaló, cuando se le consultó que podría abandonar el país como lo hizo el comentarista cruceño Carlos Valverde.

En junio de este año Vacaflor recibió el galardón denominado Juan Javier Zeballos, que anualmente entrega la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), organismo que agrupa a directores y propietarios de medios impresos y agencias de noticias de Bolivia.

Explicó que el Gobierno empezó creando leyes que le restan facultades y atribuciones a la Ley de Imprenta y ahora inicia un juicio en la vía ordinaria en contra de un periodista, pese a que la ley del sector prevé la instalación de tribunales especiales para procesar a los informadores.

Por eso mismo, dijo que el 3 de agosto, fecha en la que está citado a declarar ante un juez y un fiscal en Tarija, pedirá que su caso pase a jurisdicción de la Ley de Imprenta porque esa norma "es muy sabia, porque instaura el sistema del derecho a la réplica", lo que no ocurre en el Código Penal, que exige disculpas públicas.

Y en el plano político, Vacaflor considera que "Evo Morales está muy molesto porque ha sido desahuciado como candidato, además de estar molesto porque está quieto todo el tiempo (por su operación)".

Y, en ese marco, cree que el Mandatario pretende hacer un ajuste de cuentas con sus críticos y disidentes.

"Aprovecha para escarmentar a algunos críticos como los que están perseguidos, no solo del periodismo", dijo Vacaflor, quien indica que hay 700 exiliados en Brasil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada