martes, febrero 07, 2017

Asociación Nacional de la Prensa

Inicio.- El mundo se desenvuelve cada instante mediante constante comunicación en todos sus aspectos ya sean estos: Orales, escritos o mediante radio-emisoras y últimamente, desde hace pocos años, como novedoso medio, el internet, abarcando mediante redes sociales a millones de internautas alrededor del orbe.

Todos estos medios son conocidos por la comunidad en su conjunto, ya que están definitivamente al alcance de todos, porque los seres humanos que habitamos este planeta, tenemos como derecho inalienable el de poder informarnos a detalle de lo que acontece no solo a nuestro alrededor sino fuera de nuestras fronteras. Siendo el capital humano el que otorga esta importante y a la vez imprescindible condición para la constante evolución mediante esos medios, donde la libre expresión es fundamental, respetando una serie de valores éticos y morales, siendo menester en el constante desarrollo de la comunicación, habiéndose, desde todo punto de vista, descartado definitivamente, cualquier susodicho o barrera que impida, perjudique, bloquee, toda información veraz extraída mediante fuentes que merecen credibilidad, responsabilidad y juicio de valor, así sean de características (para algunos); irrelevantes o denominados a la vez de rutina por ciertos sectores de la población.

La información es la que aclara el panorama de la población, difundiendo a cabalidad todo lo que acontece diariamente no solo a nuestro alrededor como habíamos manifestado líneas arriba, sino en todo contexto más allá de muestra propia imaginación, por su evolución y su alto valor socio-cultural, político y hasta religioso.

Bajo esa perspectiva, la comunicación es una especie de la lámpara, como pocos objetos, ya que sirve para conocer y comprender e irradiar de mejor manera a las sociedades del pasado y aprender de ellas, todo lo bueno, lo positivo; las mismas, nos han precedido con muchas enseñanzas, así como el origen de nuestros hábitos cotidianos o preservando nuestras culturas y difundiendo; no solo eso, preservando nuestra identidad de país libre y soberano, con democracia plena que nos otorga la Constitución Política de Estado, conociendo y respetando todos sus preceptos.

La Ley de Imprenta.- Sabiamente inspirada y redactada en base a preceptos constitucionales y más que todo como premisa a la necesidad de garantizar el libre pensamiento y libertad de expresión para la población en su conjunto.

El Congreso general constituyente de Bolivia, deseando fijar, a la libertad de imprenta, la responsabilidad que previene el referido artículo de la Constitución de aquella época decreta y sanciona la Ley de Imprenta, en fecha 7 de diciembre de 1826, dicha Ley consta de 4 capítulos y 34 artículos excelentemente redactados por una pléyade de intelectuales que no buscaban otra cosa sino que se respete la libertad de expresión para la ciudadanía; sin embargo, desde el pasado hasta el presente han surgido voces disonantes y enemigos de la democracia -porque de eso se trata-, que han intentado e intentan vulnerar, distorsionar, suprimir, modificar, anular y hasta violar los artículos que conforman ésta magnífica ley.

No logrando hasta ahora ese objetivo, recordando que en todo gobierno se ha intentado arrastrar y rememorar momentos de oscurantismo y épocas de represión hacia la población. Todo por ambiciones intereses político-partidarios de regímenes que vulneran la Constitución Política del Estado, y la democracia vigente en nuestro país.

Para recordar el acápite de la mencionada ley; transcribimos inextenso en unas líneas la promulgación, que dice: Comuníquese al Poder Ejecutivo para su publicación y cumplimiento. "Dada en la sala de sesiones en Chuquisaca a 2 de diciembre de 1826, José María Pérez de Urdininea, Presidente. Miguel María de Aguirre, diputado secretario. José Mario Salinas, secretario. Palacio de gobierno en Chuquisaca a 7 de diciembre de 1826, ejecútese. Antonio José de Sucre. Presidente Constitucional de la República de Bolivia. Ministro del Interior- Facundo Infante.

Preservando la objetividad de la información.- En el acelerado y fugaz transcurso del tiempo, nuestras diferentes sociedades han creado un impacto cada vez más acelerado, esto en igualdad de condiciones en un mundo cada vez más globalizado. Para ello, en condiciones óptimas hasta ahí se ha preservado la objetividad de la información, inclusive recurriendo a novedosa tecnología con un solo fin…., "El de informar", veraz como gráficamente todo tipo de información; es decir, desde notas sociales y de cotidianeidad, pasando a notas políticas, deportivas y todo un conglomerado literario que interesa verdaderamente cada día a la población.

Nos referimos a las empresas editoras asentadas desde muchísimo tiempo atrás en nuestro país con prestigio tanto a nivel nacional como internacional y con vasta experiencia en la conducción de personal ágil y especializado en todas las áreas que hacen a la información y monitoreo de equipos y maquinaria bastante moderna, acorde a los avances de la ciencia e investigación, porque para informar, hay que investigar in situ; es decir, en el lugar de los hechos.

LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE LA PRENSA EN NUESTRO PAÍS.- Nunca es o será tarde cuando se trata de hacer conocer, resaltar y ponderar la labor que desempeña por varias y fructíferas décadas la reconocida y notable Asociación Nacional de la Prensa, que alberga a los periódicos de circulación nacional y revistas más importantes del país, en su generalidad matutinos, cuyos propietarios, son como gerentes y directores conocen la labor periodística con apego a la información veraz.

Así el sentido de la realidad en cada artículo que hace noticia, entrelaza la información con la comunicación y difusión, haciendo enterar, a la vez instruir, anunciando varios aspectos y pormenores, dando a conocer, siendo esa su misión, hasta enseña y lo mejor es que participa en cada una de las inquietudes, necesidades y problemáticas de la comunidad. Esa fructífera labor a diario nunca para, es un constante funcionamiento, compuesto de hombres y mujeres que son el combustible de "toda una maquinaria que funciona a la perfección". Todo ello, nunca se detiene, las veinticuatro horas del día, los 365 días del año. Todo ello está a cargo de notables personajes que unen esfuerzos para bienestar de la comunidad.

Hoy, Oruro tiene el privilegio y el honor de contar con la presidencia en la persona de uno de los gerentes del prestigioso matutino LA PATRIA. Albricias para ese profesional y para todo su directorio. Es una ardua y pesada tarea la que tienen encima, de cuidar y proteger "la libre expresión", con sus varias connotaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada