lunes, febrero 06, 2017

Federico Camacho Villamor. “No soy fácil de derribar”

Soy Federico Camacho Villamor. Nací el 6 de abril en La Paz. Salí licenciado en comunicación y periodismo de la Universidad del Valle. Estoy soltero. Soy bolivarista. Actualmente trabajo en la Red Bolivisión, ya son 10 años (en este canal), soy el joven decano, cubro seguridad y también El Alto.

LG: ¿CUÁL ES TU MAYOR TESORO?

F: Mis madres, creo que son lo más preciado que tengo, mi madre y mi abuela. Muchos no tienen la dicha de tener dos mamás.

LG: SI VOLVIERAS A NACER, ¿QUÉ CAMBIARÍAS DE TU VIDA?

F: Todo lo que Dios me dio de bueno y malo lo acepto. Nada cambiaría, quizá mejoraría algunos aspectos, como no cometer algunos errores, pero me mantengo feliz con todo lo que tengo.

LG: FÍSICAMENTE, ¿CAMBIARÍAS ALGO?

F: Creo que no, porque si Dios me hizo así, no tengo por qué cambiarme nada.

LG: ¿CUÁL ES TU MAYOR FORTALEZA?

F: Creo que tengo un carácter fuerte, no me derribo fácilmente y considero que eso es una gran fortaleza.

LG: ¿CUÁL ES TU MAYOR DEBILIDAD?

F: Soy sensible en algunos aspectos, más que todo hablando a nivel profesional y por ser así es que caí en la trampa de algunas personas… cuentan una historia y después de tiempo nos enteramos que no era cierta.

LG: ¿QUÉ TE AUTOCRITICARÍAS?

F: Muchos dicen que soy renegón y serio y de repente cambiar de alguna manera esas dos cosas, ¿no?

LG: ¿QUÉ ES LO MEJOR QUE HAN OPINADO DE TI?

F: Que soy un tipo luchador que, pese a los obstáculos, me levanto, no soy fácil de derribar.

LG: ¿Y QUÉ LO PEOR?

F: Ufff… lo peor y que no es cierto, dicen que soy mujeriego (sonríe).

LG: ¿ERES PARTE DE LAS REDES SOCIALES?, ¿QUÉ OPINAS DE ELLAS?

F: Sí, soy parte. Considero que son muy necesarias hoy, son un medio accesible para que la gente pueda contactarse con nosotros (periodistas). Si uno sabe manejarlas son necesarias, más en la vida de un periodista y de la gente.

LG: ¿CÓMO TE DESENCHUFAS DE TU RUTINA?

F: Este año lo que estoy haciendo es entrar a la fraternidad de los Sambos (Caporales), cada vez que voy a ensayar me desenchufo de todo.

LG: ¿QUÉ COSA NUNCA PERDONARÍAS?

F: La traición, es algo que no debería existir, es mejor ser sincero en todo sentido.

LG: ¿QUÉ HACES CUANDO RENIEGAS?

F: Trato de no hablar con la persona con la que estoy en desacuerdo, hasta que se enfríe la cabeza, porque sé que soy capaz de herir.

LG: ¿CUÁLES SON LOS DEFECTOS QUE TE MOLESTAN DE LOS DEMÁS?

F: La hipocresía, el engaño y la flojera de algunas personas.

LG: ¿TE CONSIDERAS MÁS AVENTURERO O CONSERVADOR?

F: Creo que soy aventurero al máximo. Lo más loco que hice fue viajar sin decir algo a alguien, me desconecté del todo (sonríe).

LG: ¿CUÁL ES EL MEJOR CONSEJO QUE RECIBISTE?

F: Saber de dónde uno viene y a dónde uno quiere llegar, siempre con respeto hacia las personas. Recordar que uno no es jamás más que nadie, el consejo que me da siempre mi familia es que todas las personas somos iguales. Uno debe ser la mejor persona posible día a día.

LG: ¿CUÁL FUE TU DERROTA MÁS GRANDE Y QUÉ APRENDISTE DE ELLA?

F: Creo que todos pasamos en algún momento por situaciones difíciles. Un momento difícil fue la pérdida de mi abuela y aprendí a valorar a los seres queridos en vida.

LG: ¿QUÉ PODERES MÁGICOS TE GUSTARÍA TENER?

F: Me encuentro muchas veces con personas necesitadas y me gustaría hacerlas millonarias.

LG: SI TENDRÍAS QUE SER OTRO PERIODISTA, ¿QUIÉN SERÍAS?

F: Me gusta mucho Kapuściński, un gran periodista de guerra, que en su momento pasó grandes aventuras, arriesgó su vida. Me identifico mucho con él cuando hay marchas, bloqueos.

LG: ¿DEFÍNETE EN POCAS PALABRAS?

F: Buena persona y sentimental.

LG: ¿QUÉ ES LO QUE EL PÚBLICO NO SABE DE TI?

F: Que soy quizá algo renegón, serio, creo que son esas cosas que uno no transmite en la pantalla, ¿no? y es una buena oportunidad para que lo sepan.

EN POCAS PALABRAS

BOLIVISION: Mi segundo hogar.

PERIODISMO: Lo que escogí para mi vida.

FAMILIA: Lo más hermoso.

AYUDA SOCIAL: Una bendición.

BAILAR CAPORAL: Llegar a la Virgen del Socavón.

MATRIMONIO: De acá a unos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada