lunes, marzo 27, 2017

Malú Veltze, una fotógrafa humanitaria

Aunque nació en Perú, país de origen de su madre, Malú Veltze creció en Bolivia. Su padre es boliviano/americano lo que le dio la oportunidad de expandir su nacionalidad y convertirse prácticamente en una ciudadana del mundo.

Malú es fotógrafa humanitaria, es decir que a través de sus fotografías apoya causas y acciones para ayudar a personas de todas partes del mundo.

“Bolivia me expuso a la dura y muy rígida pirámide económica del mundo. Los diferentes espectros de estilos de vida a los que me expuse a una edad temprana se reflejan en mi creatividad”, explica la fotógrafa en la presentación de sí misma en su sitio web.

Terminó el colegio en Denver, Colorado, Estados Unidos y entró a la Universidad de Santa Clara a estudiar matemáticas, pero terminó con dos títulos, uno en Bellas Artes y el otro en literatura en español.

Al concluir la universidad viajó por Asia y África durante siete meses encontrando maneras de contar historias a través de su arte.



POR EL MUNDO

“No soy realmente de un lugar específico. Soy de Perú. Soy de Bolivia. Soy de Denver. Soy de California y, soy de dondequiera que elijo experimentar las culturas y las conexiones únicas que encuentro mientras que creo arte alrededor del mundo”, dice Malú, quien a sus 24 años ha ayudado en causas de salud para personas con bajos recursos, la conservación de especies animales y apoyo a refugiados, entre otras.

“Conocí a un amigo que comenzó a viajar mucho, trabajando para ONG’s, entonces a partir de esto escribí a muchas instituciones y comencé a ayudarlas, la primera organización me llevó a Nepal donde trabajé con un grupo de doctores en las montañas y prácticamente se instaló un campo de medicina ahí y se ayudó a alrededor de 600 personas en dos días”, cuenta.

También trabajó con una organización canadiense, en otro proyecto grande en Camboya, recaudando dinero para ayudar a personas con problemas de vista; estuvo en Indonesia trabajando con la organización de un futbolista argentino llamado Carlos Raúl Succati, quién hizo su fundación para ayudar a niños.

Además estuvo en Grecia ayudando a refugiados de Siria, pero en contraste, su actual proyecto tiene que ver con hotelería y turismo. Malú estuvo en las Bahamas trabajando con una compañía de barcos, también en Santorini trabajando para un hotel, además en Bolivia grabando imágenes en lugares como el Salar de Uyuni.

“He parado de viajar y quiero hacer proyectos en Bolivia, trabajar con organizaciones de aquí. Por el lado de turismo y hotelería estamos aprendiendo mucho, documentando lugares muy distintos”, dice.

Respecto del contraste entre realidades extremas como los refugiados sirios y el lujo del turismo, en lugares como las Bahamas, Malú explica que su experiencia ha sido increíble y que ha visto situaciones muy tristes.

“He dado de mi parte como puedo y todavía estoy en contacto con las personas que conocí, pero también quiero explorar el lado de la gente que tiene dinero porque ellos también quieren ayudar, ese es mi propósito, conectar a la gente, al pobre con el más rico”, añade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario