jueves, abril 06, 2017

Pedro Rivero renuncia a la vicepresidencia de la SIP por caso periodistas

Pedro Rivero Jordán presentó su renuncia "irrevocable" al cargo de vicepresidente regional de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). La decisión surgió luego de la situación vivida por un grupo de periodistas bolivianos que sufrieron atropellos mientras intentaban desarrollar su trabajo en Chile, y que no mereció un pronunciamiento oficial de dicha organización.

"Mi renuncia ha sido motivada por el tratamiento inadmisible (que la SIP) diera al caso de los periodistas bolivianos maltratados, humillados e impedidos torpemente de realizar su tarea en las ciudades de Iquique y Santiago (Chile)", dice parte de la carta enviada por Rivero Jordán al directorio de la SIP.

El que también es director de esta casa periodística, sostiene que "pese a su gravedad, este episodio no fue registrado en el informe del representante chileno. Estuvo incluido, en cambio, en el informe 'país por país' correspondiente a Bolivia por tratarse del peor atentado a la libertad de prensa y de expresión ocurrido durante el primer trimestre del año".

Los incidentes tuvieron gran repercusión en Bolivia llegando a pronunciarse autoridades de Estado, mientras que de parte del Gobierno de Michelle Bachelet, hubo un silencio general sobre estos casos.

(Esta es la conferencia de prensa brindada por Pedro Rivero Jordán)

Periodistas bolivianos denunciaron hostilidad

El 24 y 28 de marzo periodistas bolivianos fueron víctimas de intimidaciones de parte de autoridades migratorias en Chile. Primero, la ministra de Comunicación, Gísela López, denunció que una periodista y un camarógrafo de Bolivia TV fueron retenidos en Iquique y obligados a retornar al país aduciendo que no contaban con visas de trabajo. Ellos intentaban conocer la situación de los dos militares y siete aduaneros detenidos en el vecino país.

El segundo incidente ocurrió en el arribo al aeropuerto de Santiago (Chile), del vuelo inaugural de la aerolínea chileno-brasileña Latam Santa Cruz-Santiago. Allí, el grupo de comunicadores fue llevado hasta oficinas del puerto aéreo y obligados a firmar documentos sobre su cobertura en Chile y que además, los comprometía a tener un 'buen comportamiento' durante su estadía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario