lunes, mayo 08, 2017

Alberto Zuazo Nathes: “Con el periodismo conocí medio mundo y cumplí varios de mis sueños”


Habla pausado y repensando todo lo que dice. Él sabe el valor de la palabra. Es periodista desde 1952 a la fecha. Escribió durante toda la vida política de Víctor Paz Estenssoro. Supo lidiar -sin pretensiones- con los gobiernos militares. Tiene tres hijos. Trabajó en tres medios impresos y en dos llegó a ser jefe. La última década la dedicó a escribir en un género que exige madurez: opinar.

Este 10 de mayo recibirá de manos de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), el Premio Libertad 2017, el mismo que se concedió a Julio Terrazas (2007), Alfonso Prudencio (Paulovich-2008), José Gramunt de Moragas (2009), Pedro Rivero Mercado (2010), Beatriz Ruiz (2011), Tito Solari (2012), Nicolás Castellanos (2013), Roberto Navia (2014), Rolando Villena (2015) y Humberto Vacaflor (2016).


_ ¿Cómo ingresó a este oficio?
Ingresé al periodismo de manera inesperada en 1956. Estaba por entrar a la U de La Paz a estudiar Literatura. Tenía 25 años. Quería Literatura, pero la ofrecían junto con Filosofía y no quise. Luis Martínez, del diario La Nación, un medio que estaba al mando del MNR, me pidió que ingrese a trabajar como titulador de noticias internacionales. Así empecé, dos semanas después de terminar el colegio. Ahí fui jefe de Redacción en menos de tres años.


_ ¿Qué tan difícil era reportear un hecho y plasmarlo en un impreso?
Todo era a pulso. Teníamos que tener buena memoria. No había grabadoras. Utilizábamos los linotipos. Las prensas eran muy lentas. Además, nos tocaba visitar a cada fuente y verle la cara. No había las entrevistas por teléfono. Nos tocaba visitar cada ministerio y conversar.


_ ¿A quién consideró su mentor?
En La Nación tuve la oportunidad de trabajar con Saturnino Rodrigo. Cada día llegaba a las 9:00, conversaba con el presidente y preparaba el editorial. Solo esa parte del diario tenía participación del Gobierno. Después éramos un medio independiente. No escribíamos solo temas gubernamentales.


_ ¿Qué áreas ha cubierto y en cuál se apasionó más?
Hice de todo. Desde policial, municipal, economía y política. En todas las áreas trabajaba con un interés por aprender y ayudar. Íbamos en la mañana a hacer la agenda y volvíamos en la tarde a redactar.


_ Durante la elaboración de una nota ¿Qué presiones tenían y de quién?
Con Víctor Paz, solo él participaba en el editorial. Nunca tuvimos presión para titular o escribir favoreciendo a alguien. En las dictaduras, en cambio, era más duro hacer periodismo. Cuando estuve en Última Hora, el Gobierno quería intervenir nuestras actividades y como periodistas que por principio no aceptamos los gobiernos de fuerza, realizamos un paro y el control se redujo. Una mañana entraron dos policías y nos detuvieron, pero con la ayuda de una colega que tenía relación con el Gobierno nos liberaron.

_ La publicidad ¿condicionaba su trabajo?
No. Antes había sí más interés de las empresas en publicitar. Tampoco presionaban para decir algo a su favor. Ahora a los periódicos les cuesta más sostenerse. Un periódico vive de lo que ingresa por publicidad y circulación. Y las empresas confían en el medio cuando este separa los dos ámbitos. Las publinotas solo habían cuando se las separaba con una indicación.


_ ¿Ha visto periodistas que recibieron dinero por escribir algo de interés para alguna fuente?
Sí, dos o tres veces. Pero lo separamos de su cargo. Ahora sé que los editores realizan un control para cuidar eso.


_ ¿Durante qué etapa se hizo más periodismo de investigación?
En Bolivia ha sido difícil liberar por tres días o más de una semana a un periodista. Por eso también no se constituían los equipos de investigación.


_ ¿En qué medios estuvo más tiempo?
Estuve en tres medios, todos escritos: La Nación (1952), Ultima Hora (69) y El Diario (desde el 83). También fui corresponsal de agencia varios años y columnista en La Razón y en otros medios.


_ Actualmente ¿qué falencias identifica en los nuevos periodistas?
Primero resalto que ahora sea un periodista formado en una academia el que ejerza el oficio. Un error frecuente ahora se da en la forma de obtener información. El periodista muchas veces no conoce ni la cara de su entrevistado. Hace su trabajo por teléfono o correo. Antes, si queríamos hablar con un ministro teníamos que ir a su oficina y confrontarlo cara a cara.


_ ¿Qué le dio y qué le quitó el periodismo?
El periodismo es para seguir siendo pobre. Los salarios que pagan son mínimos con relación a la responsabilidad que hay de informar; sin embargo, tuve la oportunidad de conocer medio mundo. Desde Europa, Sudamérica, hasta Marruecos. He cumplido varios de mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario