lunes, agosto 28, 2017

Homenaje a Marcelo Miralles a seis meses de su partida

En la soledad de la penumbra quienes nos encontramos hoy recordando y añorando el pasado reciente, cuando contábamos con tu valiosa presencia, que con tus innumerables virtudes destruías los miedos y las dudas y más bien sembrabas con tus inquietas fructíferas e inteligentes semillas, regocijo en nuestros corazones por tus invalorables enseñanzas.

Gracias por brindarnos a los que te conocimos de cerca, el maravilloso regalo de amistad, de comprensión, de incondicional apoyo y colaboración, gracias por valorar al mismo tiempo nuestro aporte a la cultura, disponiendo con tu amable gentileza, carácter y caballerosidad en el único, conocido y prestigioso medio de comunicación, que como Gerente de LA PATRIA, lo hacías con esa amplitud que te caracterizó como esencia misma de tu ser de preciosa intelectualidad.

Sabías ¿por qué la gente buena y preocupada por lo demás, como tú, a pesar de las desilusiones y las muchas heridas recibidas, siguen pensando con el corazón?, porque transitaste sembrando valores por la vida, con paso firme, creyendo y labrando tus propias ideas, instintos y sensaciones, irradiando innata cultura, modales y buenas costumbres; todo ello, se queda con impronta para la posteridad, que al recordarte y sentirte cerca como lo hacías en la presentación de libros, ceremonioso no se te olvidaba nada, pensando y haciendo alusión uno por uno a quienes estaban presentes "Como distinguida concurrencia".

Cómo nombrabas y hasta recalcabas, inclusive para vos: "Son todos conocidos". Imborrables y a la vez notables momentos todos con segmentos de cultura, colmados los amplios y cómodos ambientes con aires de sentimiento más grande y más notable con tu recordada e imprescindible presencia en la palestra.

Desde ahora tu ausencia, para nosotros sabe a sensación de dolor, vacío, violento, indescriptible, inenarrable, hasta absurdo, pues: ¿Qué límites tiene la provechosa vida? ¿Tiene algún límite en común?, o vivimos un mundo ficticio de vida inseparable de la muerte; todo sobrepasa la realidad en que vivimos, todo parece surrealismo que envuelve de pronto un tinte oscuro, las pupilas en la oscuridad.

Lastimosamente, las desgracias se incrustaron fatídicamente en la vida; sin embargo, no olvidaremos, asumiendo que el alma es el principio de la vida hasta que se extingue y el espíritu por otra parte se queda…, permanece en el corazón…, por tus cualidades buenas y nobles.

Cuando la mente se une al corazón todo es posible, puesto que tender o dar la mano es en gesto de colaboración, no puede basarse solo en la experiencia emotiva…, o sentimental, dos cualidades que también caracterizaron tu personalidad, tocando la fibra sensible de las personas amigos y compañeros con que te rodeaste, buscando y encontrando siempre la satisfacción de dar…, de complacer y participar abiertamente, elucubrando; es decir, trabajando a fuerza de velar por los demás como todo pro-hombre que tiende a transformar lo estático, con dinamismo conociendo el mundo que lo rodea, y así fue mientras estuviste presente, pues las obras quedan y perdurarán y es por eso que en vida en muchas oportunidades ayudaste a despertar del letargo, pensando en las ilusiones de cada quien, con rasgos inalcanzables; no obstante a esos impedimentos, sombras con oscurantismos sin sentido, que transitaron en nuestras mentes y en las mentes de la gente.

Terminamos hoy recordando magníficos eventos de la vida real, hoy por ti en el cielo, por todo lo que lograste plasmar como recuerdos imperecederos, brillas y brillarás con luz propia en el firmamento...

La expresión y el sentimiento más grande de todos los escritores, poetas, artistas plásticos personas que de algún modo han forjado cultura como la música en recitales o en conciertos, todo auspiciado en torno a la amabilidad y afable cariño hacia el arte en todo su contexto, ya que con tus virtudes llenaste el corazón y la vida.

"QUE DIOS TE DEPARE VIDA ETERNA EN EL CIELO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario