jueves, septiembre 14, 2017

Pietro Accardi: “Perdoné a mi padre, no soy quién para juzgarlo”


Mientras algunos piensan que no se puede empezar de cero, el argentino Pietro Accardi (30) demuestra que sí es posible. Hace tres años, el expresentador de Reel (PAT) vivió un infierno, pues estuvo en la cárcel de Cobija por una demanda de estafa agravada. Hace un mes llegó a Santa Cruz, donde ya tiene trabajo como asistente del productor general de Facetas TV. Desde que salió del encierro encontró a una paceña que lo tiene enamorado hasta la coronilla.

¿Qué te hizo retornar a Santa Cruz?
Estoy acá hace un mes. Me vine de Cobija porque no aguanté más allá, por la crisis económica que afecta a todo el mundo. Los cobijeños son bellas personas, pero es un lugar en el que cuesta conseguir trabajo o arrancar un proyecto y mantenerlo. En noviembre del año pasado comencé allá con un amigo un servicio de catering. Al principio nos fue muy bien, pero en abril el negocio decayó y lo cerramos porque las ganancias no eran las mismas.

¿Cómo fuiste recibido en Santa Cruz?
Muy bien, gracias a Dios tengo amigos que me apoyaron en todo momento, como Álvaro Retamozo, la madre de mi hijo (Katherine Wagner Gutiérrez), mi pequeño Santino y su familia. Ellos son mi motor para seguir adelante.

¿Cómo está tu situación legal luego de la denuncia por estafa agravada contra la empresa de tu padre?
Por el momento estoy con arraigo nacional y tengo que firmar en Cobija cada 15 días para dar fe de que no me he escapado del país. Para esta medida sustitutiva tuve que demostrar que tengo trabajo y domicilio.

¿Qué experiencia te dejó la cárcel?
Me dejó una madurez increíble. Vi la vida de un modo diferente. Aprendí a valorar el día a día, el cariño de las personas que creen en mí, mi vida, mi familia y los pocos amigos que tengo, porque con todo lo que me pasó me di cuenta de que no estaba lleno de amigos como creía. Por ejemplo, los primeros seis meses en la cárcel fueron devastadores, bajé 10 kilos porque no quería comer, no dormía, en mi cabeza no aceptaba ese encierro. En esos duros momentos tuve el apoyo incondicional de Álvaro, mi familia, la madre de mi hijo y Joselin, una chica con la que estuve enamorando. Ella me hizo acercarme mucho a Dios. Ella me ayudó llevándome comida a la cárcel y a movilizar mis papeles para las audiencias.

Llegaste a vender agua en la cárcel...

Sí, cuando cambié mi forma de ver la situación en la que me encontraba, me dije que tenía todo para salir adelante y empecé a vender agua.
Me quedé sin un peso por pagar a los abogados y tuve que buscar la forma de sobrevivir. El prediario mensual en la cárcel es de Bs 240, que es una gran ayuda, pero no abastece para alimentarte todo el mes.

¿Cuál fue tu día más triste y reflexivo en tu encierro?
Fue cuando tuve que asumir la culpa por algo que no hice, porque si no lo hacía, no me dejaban en libertad.

Ya tenés trabajo como asistente del productor general de Facetas TV.

Al día siguiente de mi llegada, Álvaro me llevó a visitar a Silvia Breer, una amiga que siempre trabajó con nosotros en la tele, que ahora trabaja en Facetas TV.
En el canal me topé con Daniel Ovando (gerente de este canal) y me propuso trabajar con ellos como asistente del productor general (Juan Pablo Vidal), porque conocía mi trabajo. A los días firmé contrato.

Hace nueve días salió al aire una producción tuya para el programa Todo Sobre Ruedas

Sí, antes se difundía en Activa y ahora se verá por Facetas TV. Este proyecto nació hace cuatro años y lo conducía Álvaro Retamozo, quien lo seguirá haciendo. Es la única revista televisiva sobre automotrices que hay en Bolivia.

¿Cuándo aparecerás en la pantalla chica?
He tenido varias ofertas para volver a la TV, pero todavía no quiero porque no me siento preparado para reaparecer. Siento que el tema de la denuncia está latente y me da miedo que la gente me juzgue y me trate mal, sin conocer cómo fueron las cosas. Estoy seguro de que habrá personas que me recibirán bien.

¿Y cómo te trataban antes?
Siempre me veían como el chico lindo y jovial de Reel.

¿Qué es Dios en tu vida?
¡Es todo! Siempre fui creyente, pero antes no le había dado el lugar que se merecía. Él fue el que hizo que esté en libertad, porque mi proceso tuvo muchas complicaciones. Mi vida cambió y los seis meses de angustia se transformaron en una vida nueva.

Después de todo este problema legal, ¿cómo está tu relación con tu padre?
Es casi inexistente por todo el problema. Pero yo lo he perdonado porque no soy quién para juzgarlo; además yo soy padre. Él se comunicó conmigo cuando salí y me pidió perdón, pero antes lo había hecho a través de una carta.

¿Cómo está tu corazón?
Bien, ahora estoy en pareja desde febrero con una paceña que me apoya muchísimo. La conocí en Cobija cuando salí de la cárcel.

¿Cómo fue tu reencuentro con tu hijo?
Fue maravilloso, gracias a Dios ahora lo tengo cerca y nos vemos seguido. Paso momentos bellos a su lado, quiero recuperar el tiempo perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario