jueves, abril 26, 2018

Reporteros Sin Fronteras Bolivia ocupa puesto 110 del ranking de libertad de prensa

En el ranking mundial de la organización Reporteros Sin Fronteras que compende este año a 180 países, Bolivia ocupa el puesto 110 de “Libertad de Expresión”. Descendió tres puestos respeto a la clasificación de 2017, cuando se situaba en el 177.

“La hostilidad frente a los medios de comunicación, alentada por ciertos dirigentes políticos, y el deseo de los regímenes autoritarios de exportar su visión del periodismo, amenazan las democracias”, señaló Reporteros Sin Fronteras, en la presentación del Ranking Mundial de la Libertad de Prensa 2018.

Asimismo, destaca que cada vez más jefes de Estado, elegidos de forma democrática, ven a la prensa, no ya como uno de los pilares fundamentales de la democracia, sino como un adversario frente al cual muestran abiertamente su aversión.

En el caso de Bolivia, en anteriores oportunidades el presidente Evo Morales y sus principales colaboradores calificaron a la prensa como los “principales enemigos” del Gobierno.

Asimismo, frente a las denuncias de corrupción e irregularidades, como por ejemplo, en el caso de Gabriela Zapata, la exnovia del mandatario, los medios independientes fueron calificados como “cártel de la mentira”.

La entidad, como todos los años, realiza una lista para evaluar la situación del periodismo, mediante un monitoreo de las condiciones que atraviesa el periodismo y los medios de comunicación en los distintos países. En este estudio destacan las agresiones a los trabajadores de la prensa y a los ciudadanos comunes.

En 2018, Costa Rica, Uruguay, Surinam y Chile son los países latinoamericanos con mejores condiciones para el trabajo de los periodistas. En contraste Honduras, Venezuela, México y Cuba son las naciones que ocupan los sitiales más bajos en garantizar el trabajo de los medios de comunicación.

Bolivia, con un puntaje de 32.45, se encuentra en la parte inferior de los países de América Latina, en el puesto 16 de 22 naciones. Reporteros Sin Fronteras la ubica en la clasificación de “problemas significativos”.

En el continente americano, la organización da cuenta de una “ligera mejora”, aunque en numerosos países latinoamericanos persisten problemas, como la impunidad, la violencia contra los periodistas y las políticas autoritarias frente a la prensa, enumera RSF.

VENEZUELA Y CUBA

Venezuela (143º), donde según la ONG el gobierno del presidente Nicolás Maduro “siguió distinguiéndose por sus excesos autoritarios”, registró la mayor caída del continente, perdiendo seis lugares en la lista, respecto al año anterior.

“Nicolás Maduro se empeña acallar a la prensa independiente y sigue controlando la información”, dijo el director para América Latina de Reporteros Sin Fronteras, Emmanuel Colombié. “En 2017 RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias, de actos de violencia contra periodistas, en las manifestaciones, por ejemplo, a manos de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia venezolanos”, dice el informe de la entidad.

Para RSF, al impedir la labor de los periodistas, el gobierno de Maduro “busca que no se conozca la magnitud de la grave crisis política que sacude al país”.

Otro ejemplo es Cuba, donde el “régimen castrista monopoliza casi por completo la información”, sigue siendo el país peor calificado del continente (172º); mientras que Costa Rica, que cuenta con un “sólido marco legal en materia de libertad de información” es el mejor valorado (10º).

OTROS PAÍSES

Por su parte, México, donde 11 periodistas perdieron la vida el año pasado, se convirtió en el segundo país más mortífero para la prensa en 2017, destaca RSF. “Si los periodistas cubren temas relacionados con la corrupción de las autoridades, sobre todo a nivel local, o que tienen que ver con el crimen organizado, padecen intimidaciones, agresiones o pueden incluso ser asesinados a sangre fría”.

Colombia, pese a la “esperanza” generada por los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, sigue siendo uno de los países más peligrosos del continente para los periodistas. En cambio, RSF se congratula de los avances en Brasil, donde las agresiones a la prensa han disminuido ligeramente. En Ecuador, “la elección del presidente Lenín Moreno ha permitido calmar las tensiones entre el gobierno y numerosos medios de comunicación”.

La clasificación, no obstante, no toma en cuenta el reciente asesinato de dos periodistas ecuatorianos en la frontera con Colombia, el primer asesinato de un equipo de prensa en ese país.

En ciertos países, la frontera entre la violencia verbal y la física es cada vez más tenue. En Filipinas (133º, -6) el presidente, Rodrigo Duterte, acostumbrado a insultar y amenazar a los medios de comunicación, advirtió que “el que sean periodistas no los librará de ser asesinados”.

En India (138º, -2), los discursos de odio contra los periodistas son ampliamente difundidos en las redes sociales, por un ejército de controles a sueldo del primer ministro, Narendra Modi. En un año, en cada uno de estos países fueron asesinados cuatro periodistas.

Los primeros 10 puestos del ranking ocupan: Noruega, Suecia, Países Bajos, Finlandia, Suiza, Jamaica, Bélgica, Nueva Zelanda, Dinamarca y Costa Rica.

Los últimos 10 puestos: Guinea Ecuatorial, Cuba, Yibuti, Sudán, Vietnam, China, Siria, Turkmenistan, Eritrea y Corea del Norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario