domingo, mayo 10, 2015

La profesión entre la ética, la voluntad, inversión y limitaciones


Los comunicadores y periodistas Pedro Rivero, Lorgio Panozo, Marcelo Guardia, Antonio Torrico, Alex Ayala y Elizabeth Paravicini hablan del reto de ingresar al periodismo de investigación, sus limitantes, la inversión, de la ética y del trabajo voluntario.

Para el periodista y director ejecutivo del matutino El Deber de Santa Cruz de la Sierra, Pedro Rivero Jordán, además presidente de la Asociación Nacional de la Prensa, ANP, las investigaciones en los medios de comunicación pasan por limitaciones económicas.

“Hacer un trabajo de investigación periodística implica una serie de actos”, sostiene y explica que a pesar de tener un costo, las empresas periodísticas deberían tomar esto como una inversión, por los beneficios que alcanza, el prestigio y la jerarquía que le da al medio.

Para él, el periodismo de investigación es uno de los principales pilares de estos tiempos y se le debe dar la importancia necesaria.

Pide a los medios hacer inversiones para encarar al menos dos o tres trabajos de investigación por año. El Deber está en proceso de creación de una unidad de investigación.

El presidente de la Federación de Medios de Comunicación de Cochabamba, Antonio Torrico Saavedra, señala que es importante que los dueños de los medios de comunicación inviertan recursos económicos en la investigación, porque a pesar que en muchos casos no se recupera esa inversión, permite brindar a la sociedad una información más completa y más elaborada sobre asuntos o hechos de importancia que algunas personas y organizaciones desean mantener en secreto.

Sin embargo, dejan a criterio de cada medio, la aplicación de sus políticas.

Por su parte, Panozo destaca la importancia de esta corriente, pues asegura que el periodismo de investigación es importante en todo sistema democrático, porque ayuda a transparentar información a la ciudadanía, sobre todo en temas de interés público.

“Creo, que en muchos casos, las condiciones laborales en los medios de comunicación de Bolivia y Cochabamba son difíciles, en cuanto a la disponibilidad de tiempo, recursos técnicos y financieros”, dice Panozo.

Propone la formación de redes de trabajo entre las carreras de comunicación social y los medios para investigaciones a profundidad donde cada uno aporte con sus experiencias y potencialidades.

Sin embargo, para él es un mito el hecho de que este género requiera de muchas condiciones. Asegura que hay varias formas de hacerlo y lo que se necesita es solamente la voluntad del periodista.

Señala que se puede hacer investigaciones con temas “pequeños” y cotidianos.

Marcelo Guardia, de la Universidad Católica Boliviana, indica que normalmente los periodistas en Cochabamba y Bolivia trabajan del día para el día y no hay tiempo para hacer investigaciones a profundidad sobretodo en radio y televisión.

Indica que si los medios pueden disponer de personal para trabajar una nota al día o a la semana el periodismo de investigación verá mejores resultados.

La periodista, por más de 30 años y también docente, Elizabeth Paravicini considera que es una forma de acercarse a la gente. Es que, “acercarse” significa volver al lado de quien nunca debió distanciarse. Si el periodista está siempre tratando información enfocada en el interés común estará toda la vida al lado de la gente, estará difundiendo información u opiniones en contexto que contribuyan a que la gente esté bien informada, utilizará un lenguaje que refleje su empatía con la gente, señala.

Afirma que los desafíos del periodismo, en términos de valores, en ética, no cambian en su esencia y que se pueden resumir en su apego a la verdad y al bien común, siempre.

Para el periodista Alex Ayala, hacer periodismo de investigación pasa por abrir bien los ojos, mirar a donde el resto no ve, inmiscuirse en otras realidades ajenas, en darle tiempo y, claro, también dinero para la investigación. Todo ello escrito en una buena crónica y un buen reportaje.

Ayala es español de nacimiento y boliviano de corazón. Fue director del Dominical del diario La Razón de Bolivia, editor de periodismo narrativo del semanario Pulso y fundador de Pie Izquierdo, primera revista boliviana de no ficción. Colabora con Etiqueta Negra y otros medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario