domingo, enero 07, 2018

Julio Rodríguez Berríos: Mi padre me transmitió su amor por la música

El escenario boliviano tiene en su memoria el nacimiento de varias estrellas musicales, varios artistas que dejan huellas en las venas musicales del arte boliviano. Músicos definieron al piano como un instrumento orquesta, como el mejor instrumento en términos de demanda y habilidad porque dos manos deben saber tocar juntas simultáneamente mientras navegan por 88 teclas.

Pueden tocar hasta 10 notas al mismo tiempo. Por eso, para manejar todas estas opciones, los pianistas deben desarrollar una capacidad cerebral totalmente única, que ha sido revelada por la ciencia.

Crecer rodeado de discos y partituras es la vida del Maestro Julio Rodríguez Berríos, que forma parte de la Galería de Maestros Bolivianos en el Piano del prestigioso y único Festival Nacional del Piano Totora, pues sus habilidades en el instrumento y la composición así lo sitúan.

Es nuestro orureño preciado, destacado, ahora con sus 88 años de vida no ha dejado la composición, la enseñanza ni la práctica. Desde su nacimiento en 1929 su caminar fue en la música. "Mi papá fue un importante protagonista en mi historia, él además de organizar innumerables grupos sinfónicos, era compositor y director de orquestas, coros; se dedicó a transmitirme su amor por la música" es una frase importante que el Maestro comenta.

Maestro en la comunicación creativa, útil y eficiente debido al mismo instrumento que ejecuta, persona multifuncional naturalmente eficiente del mundo musical, porque cuando eres un pianista como Julio, no hay espacio para la duda y la vacilación.

Con estudios iniciales en Oruro, siempre dedicado escarbar la cultura, trabajó en radio "El Cóndor" donde el lazo a la cultura se hizo aún más fuerte, el Hotel Edén, Lido, el teatro Palais Concert, Gran Rex, Municipal fueron testigos del crecimiento musical, ya que su comunicación era sintaxis y no palabras.

La Radio "El Cóndor" fue testigo del caminar de Julio Rodríguez en la música es así que su audiencia en la radio al igual que su talento llegaban a grandes esferas, pero al salir bachiller tuvo que ausentarse a la ciudad de La Paz, Las Kantutas, Gilberto Rojas, Las Hermanas Espinoza, Raúl Shaw Moreno, Zulma Yugar, Vicente Valenzuela y otros compartieron su talento, pero el mundo también requería su arte, Luis Aguilar, la gran Libertad Lamarque, Lucho Barrios también compartieron escenario con Julio Rodríguez.

Éxitos y distinciones suman tanto a nivel nacional e internacional, ahora radicado en la ciudad de Cochabamba casi 46 años, el Maestro Julio Rodríguez Berríos es piedra fundamental en el Festival de Piano Totora ya que él vio nacer este evento cultural. Muy esperado, muy elogiado, muy mimado el pueblo totoreño lo aguarda año tras año, pero él no olvida sus raíces su esencia y escribe obras e historia musical para su tierra natal, Oruro al lugar que por situaciones de salud no le es fácil retornar.

Su manera de interactuar con los músicos en ascenso es obsequiar sus partituras, la mayor satisfacción para él es escuchar sus obras en manos de pianistas jóvenes, porque el legado se trasmite y va asociado a la humildad y genialidad del compositor, "Una historia en el Arte" es un libro que cuenta al detalle su vida en la música. Su paso por los Ases Andinos marca el estilo de nuestro genio compositor.

Él ha nacido con "una vida en el arte" porque su obra habla por sí sola. Desde aquí y deseando que la salud lo acompañe siempre, esperamos mucha más vida para Julio Rodríguez Berríos, "El artista de la semana".



(*) Reconocida música boliviana

Maestra del piano

Conductora de televisión - Programa "De mi tierra"

No hay comentarios:

Publicar un comentario