martes, mayo 12, 2015

El Defensor del Pueblo en Bolivia fue reconocido por la ANP con el premio Libertad.

El premio Libertad Juan Javier Zeballos Gutiérrez es uno de las distinciones más importantes que entrega la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). Este 2015, Rolando Villena Villegas, defensor del pueblo en Bolivia y Protagonista de este martes, recibió este importante reconocimientopremio. El entrevistado nació el 23 de julio de 1947 en Potosí, pero radica en la ciudad de La Paz desde hace más de 35 años. Es teólogo de profesión, obispo de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia y trabajó en la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, entre 2006 y 2009. Desde el 13 de mayo de 2010 ejerce el cargo de defensor del pueblo.

¿Qué significa el haber obtenido el premio Libertad 2015?
R.V.: Significa el reconocimiento a una vida dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos y un aliciente para continuar en ese mismo propósito. Creo además que el galardón reivindica los derechos a la libertad de pensamiento, de expresión y de prensa, que se encuentran entre los más importantes y consistentes en todas las declaraciones e instrumentos internacionales de derechos humanos en el mundo.

¿Cómo ve el tema de los derechos humanos en la actualidad?
R.V.: Creo que en Bolivia, en los últimos diez años, hemos tenido avances importantes, pero aún insuficientes. El incremento de ingresos por la venta de gas y una adecuada distribución de recursos ha permitido la entrega de bonos sociales que alcanzan al 33% de la población. La pobreza disminuyó del 66% al 47% y la pobreza extrema del 36% al 18%, alcanzado los objetivos del milenio. Sin embargo, estos avances se ven limitados por desigualdad entre las ciudades y el área rural, ya que la pobreza en el campo es casi cuatro veces más alta que en las ciudades. El acceso a la salud y la seguridad social en condiciones de gratuidad y calidad no se cumple y más del 70% de la población no puede acceder a la salud en esas condiciones. Cada año se reportan casi 25.000 denuncias por violencia doméstica y agresión sexual.

¿El gobierno nacional vela por los derechos humanos o sigue el mismo camino de gobiernos anteriores?
R.V.: Creo que no se puede generalizar ni asumir una sola definición. Existen grandes avances en cuanto a disminución de la pobreza, que es causa de la mayor cantidad de vulneración de derechos humanos. Por otro lado, el Gobierno muchas veces promueve, impulsa o protagoniza los hechos de intolerancia contra las opiniones contrarias o críticas, vulnerando el derecho a la libertad de conciencia y expresión.

¿Cuál es el caso más difícil que le ha tocado enfrentar?
R.V.: El tema de Chaparina, que se inserta en el tema de la defensa de los derechos de los pueblos indígenas. Ese caso nos ha mostrado de manera evidente que no existe en el Estado la voluntad para hacerlos respetar o cumplirlos y eso fue visible en la represión de septiembre de 2011, pero también en las acciones con las que se pretende dividir sus organizaciones e incluso se persigue a sus dirigentes cuando interpelan a los poderes centrales.

¿Quiénes son los que más sufren en el tema de los derechos humanos?
R.V.: Nuestro análisis concuerda en que el tema de la violencia es el que genera la mayor cantidad de afectaciones de derechos humanos en Bolivia. La violencia en el país es transversal, estructural y creciente y afecta de manera recurrente a más de la mitad de las mujeres, las niñas, niños y adolescentes, lo que en los hechos significa más de la mitad de todos los habitantes del país. Hasta la fecha se han reportado 31 feminicidios en Bolivia, el año pasado fueron 115, además de 75 infanticidios y decenas de miles de casos de violencia denunciados.

Vivimos y construimos una sociedad violenta, no solo física sino psicológica, simbólica y verbal. Y precisamente es la violencia, que es cíclica, la que genera otro tipo de afectaciones y vulneraciones de derechos en todos los ámbitos.

¿Los gobiernos e instituciones ayudan a que bajen los índices de violencia en Bolivia?
R.V.: Todos hacemos esfuerzos pero son aislados, insuficientes y muchas veces deshonestos. Me parece que la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia está haciendo un gran trabajo pese a las grandes limitaciones. También es indudable que se notan reacciones positivas en algunas fiscalías o defensorías de la niñez y la adolescencia. Sin embargo, el problema aparece cuando estas instituciones no tienen presupuesto ni son importantes en el esquema de las políticas públicas, lo que les limita notablemente en su accionar.

¿Qué proyectos tiene la Defensoría del Pueblo a corto y largo plazo?
R.V.: Esta institución trabaja en base a un Plan Estratégico Institucional quinquenal, que se compone de cuatro programas y 17 proyectos entre los que se encuentran la lucha contra la violencia hacia la mujer, educación para el ejercicio pleno de los derechos humanos, comunicación defensorial, incidencia en políticas públicas, derechos a la salud, el trabajo y justicia, entre otros.

Dentro de nuestras prioridades establecidas en el Plan Operativo Anual de 2015 se encuentran los temas sustanciales como la violencia contra la niñez y las mujeres, derecho a la salud y al trabajo y derechos humanos y democracia.

'La violencia se ensaña contra otras poblaciones, como los adultos mayores y personas con otras orientaciones sexuales'

No hay comentarios:

Publicar un comentario