viernes, marzo 13, 2015

Sociedad apoya investigación periodística

Carlos Quisbert no estaba sólo. La sociedad, familiares, periodistas y sus compañeros de trabajo del periódico EL DIARIO aunaron esfuerzos para demandar que se haga justicia ante la ilegalidad de la que fue víctima el periodista de ese medio de comunicación, cuando realizaba un trabajo de investigación sobre el caso del bebé Alexander, ayer recuperó su libertad luego de sortear inconvenientes de la burocracia judicial.

Una lluvia de pétalos de flores, lágrimas de emoción y estribillos fueron la tónica que envolvió la libertad de Quisbert, cuando apenas cruzó el portón de la cárcel de San Pedro, donde estuvo recluido ilegalmente por un fallo judicial que pretendió criminalizar la investigación periodística que estaba realizando en relación del caso bebé Alexander.

Flanqueado de sus compañeros, familiares y el racimo de cámaras fotográficas y de televisión, el periodista fue llevado hasta EL DIARIO donde compartió momentos de distensión con sus compañeros de trabajo, amigos y colegas periodistas que buscaban un contacto y el compromiso de obtener una cita para que les proporcione una entrevista.

Todo este hecho también fue reflejado de diferente manera por los medios de comunicación que, cada uno con su enfoque, dio a conocer la peripecia que vivió Quisbert en los últimos cinco días, que nadie hubiera querido vivir.

Sin embargo se observó que el periodista no goza de plena libertad debido a que la resolución emitida el miércoles en la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia mantiene el proceso penal iniciado a partir de la imputación que en la etapa de investigación, el cual dura seis meses, deberá ser modificada, cesada o mantenida la imputación. Tiempo en el cual el Ministerio Público debe acumular todas las evidencias necesarias para sostener el delito que se le atribuyó.

En ese sentido así reflejaron varios medios de comunicación social en sus portales digitales:

QUISBERT DICE QUE SE VULNERÓ SU DERECHO A RESERVA DE FUENTE

ERBOL. El periodista de El Diario Carlos Quisbert, detenido por intentar entrevistar a una imputada en el caso Alexander, salió ayer del penal de San Pedro, 17 horas después de que un juez le otorgará la libertad. Luego de pisar la vía pública, denunció que se está vulnerando su derecho a la reserva de fuente, consagrado en la Ley de Imprenta, porque autoridades dispusieron el secuestro de sus objetos personales donde tiene contactos y detalles sobre los casos que investiga.

“Tienen secuestradas mis cosas, como todos ustedes (periodistas) tenemos contactos, destalles y tenemos la reserva de fuente, tenemos ese derecho y me lo están quitando”, exclamó.

Quisbert fue aprehendido el domingo en el penal de Qalauma cuando intentó hacer su entrevista. El lunes una jueza dispuso su detención preventiva y ayer se le se concedió una acción de libertad alrededor de las 18.00.

Su padre, Tito Qusbert, reveló que errores en los documentos del proceso retrasaron la salida de Carlos del penal. Precisó que había equivocaciones en la fecha de la aprehensión, el número de resolución y en la escritura del apellido.

Con ese inconveniente, Carlos salió del penal recién a las 11.20 de ayer. Sus compañeros de trabajo y miembros de las asociaciones de trabajadores de la prensa esperaron toda la mañana para verlo fuera de la cárcel.

CRÓNICA DE UNA LIBERACIÓN: AHORA EL EQUIPO DE “EL DIARIO” ESTÁ COMPLETO...

(ANF).- Carlos Quisbert ya es un nombre bastante conocido por el atropello a sus derechos, es decir, por haber sido detenido preventivamente por el Ministerio Público después de intentar entrevistar, en el centro penitenciario de Qalauma en Viacha, a una de las imputadas en el caso del bebé Alexander. Carlos es un periodista que conoció la “inmediatez” del proceso judicial pues en menos de 24 horas fue acusado por el fiscal Rudy Terrazas y la jueza Lorena Camacho de obstaculizar la investigación y aprehendido de forma preventiva.

En un caso como el de Quisbert se presentaron varias irregularidades: no pudo contactarse con su familia en las primeras 24 horas de arresto y no tuvo la oportunidad de presentar los documentos que acrediten que tenía casa y trabajo para contar con medidas sustitutivas, es decir, para defenderse en libertad. Después de tres días de reclusión, se llevó a cabo su audiencia en la que se le dio libertad pura y simple a las 18.00 horas del miércoles. Sin embargo no fue fácil que Quisbert salga de San Pedro, pues tuvo que pasar una noche más por la falta de las rúbricas de dos de los vocales encargados del caso.

Desde las primeras horas de este jueves, los colegas de Quisbert esperaban ansiosos que salga para poder verlo en libertad, pero para ello debían firmar los dos vocales.

LIBERADO TRAS MÁS DE TRES DÍAS DETENIDO ILEGALMENTE

(ABI).- El periodista Carlos Quisbert dejó el jueves el penal de San Pedro de la ciudad de La Paz, después de estar recluido más de tres días de manera irregular y sufrir los efectos de una errada administración de la justicia en Bolivia.

Quisbert recobró su libertad a las 11.00 después de cumplir con algunas formalidades que lo tuvieron entre el penal y los juzgados, para subsanar hasta un “error de dedo” en la resolución de la juez Lorena Camacho, constató un periodista de la ABI.

“Agradecer a los compañeros por apoyarme, con esto que quede claro para las autoridades que los periodistas lo que hacemos es coadyuvar en la información y coadyuvar en que nuestra sociedad pueda ser mejor”, afirmó en una improvisada conferencia de prensa en inmediaciones de la cárcel de San Pedro.

Lamentó que en el país “exista ese tipo de acciones” en la justicia “para encubrir irregularidades en varios procesos judiciales”.

“Lo hemos denunciado varias veces con los compañeros”, refrendó.

Quisbert, detenido el pasado domingo cuando intentó entrevistar a Madeleine Pahe, vinculada a la muerte de un bebé de nueve meses presuntamente vejado en un hogar de acogida, fue acusado de “obstrucción a la justicia” y en tiempo récord fue enviado a la cárcel.

FISCALES SE REUNIERON CON MADELEINE

RADIO FIDES. El periodista Carlos Quisbert reveló luego de su salida del penal de San Pedro que su imputación por el Fiscal de Viacha se dio luego de que los fiscales del caso Alexander, Edwin Blanco y Susana Boyan, quienes se encontraban en el lugar, se entrevistaran con Madeleine Pahe, la detenida por este caso.

“Hay una distancia desde aquí, era domingo, los primeros que se han hecho presentes en el lugar del hecho y no se los menciona en la imputación en ningún momento, son Edwin Blanco y Susana Boyan, yo no haré ninguna denuncia pero (daré) a conocer los hechos, los registros están ahí”, expresó.

Manifestó que este es un hecho que llama la atención tomando en cuenta la distancia a la que se encuentra Qalauma de la ciudad de La Paz, los fiscales del caso Alexander se encontraban en el recinto, cuando su persona tenía prevista una entrevista con la acusada Pahe.

“Una hora después de que el fiscal Edwin Blanco y Susana Boyan tuvieron contacto directo con Madeleine Pahe y su madre, llega recién el fiscal de Viacha y me imputa, para mí es un palo blanco porque él ignora los detalles del caso Alexander”, expresó Quisbert.

Refirió que es una de las incongruencias que se evidenciaron en la audiencia de acción de libertad, cuando el mismo fiscal de Viacha admitió que la investigación en su contra no tenía que ver con el caso Alexander y quedó al descubierto la inexistencia de alguna obstrucción a ese caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario