domingo, agosto 07, 2016

Informar… desinformando

Últimamente, algunos canales de televisión (por el afán de diferenciarse de los demás) han optado por incorporar elementos de dramatismo y ficción en sus sectores informativos. Es así que, en lugar de informar de la forma tradicional, se dan a la tarea de “narrar” algunos hechos noticiosos con actores e imágenes en lugar de los personajes reales.

Los presentadores anticipan una nota periodística y enseguida aparece el titular correspondiente, pero en lugar de explicar los hechos, se presenta imágenes borrosas (distorsionadas a propósito) de actores que dramatizan los hechos.

La intención es buena, sin embargo la narración visual es pésima, lejos de informar se desinforma a la población. El televidente promedio tiene que esforzarse para entender lo que está viendo, tiene que intentar dar sentido a la narración.

En otras palabras, estas dramatizaciones (en lugar de despejar dudas sobre los sucesos del día), provocan más incertidumbre.

No responden a las clásicas preguntas de ¿qué pasó?, ¿quién o quiénes están involucrados?, ¿cómo ocurrió?, ¿cuándo pasó el hecho?, ¿dónde ocurrió? y ¿por qué ocurrió lo que ocurrió?

Sólo apelan a la provocación de los sentidos y, muchas veces, al morbo de la población.

Como innovación está excelente, pero como información genera mucho “ruido comunicacional”, es decir provoca confusión y entropía (la entropía es el nivel de caos o desorden en los mensajes).

Para que los televidentes se informen correctamente, las notas periodísticas deben ser claras, concisas y coherentes.

Si la población no comprende lo que pasa… estamos desinformando en lugar de informar.

(*) Director de Xperticia, empresa de asesoramiento y capacitación en Comunicación.

(Sigue a Gabriel Astorga y Xperticia en Facebook)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada